El gobierno del estado de Durango confirmó que tiene “en guardia y custodia” la aeronave marca Gulftream, modelo 1000, serie 96056, matrícula actual XC-AA19, el cual fue subastado y adjudicado a un empresario queretano a finales del año pasado.

Explicó que la aeronave está en el hangar del gobierno del estado, ya que oficialmente se encuentra bajo la guardia y custodia de la Subprocuraduría Fiscal de la Secretaría de Finanzas y de Administración del Gobierno estatal.

Arturo Díaz Medina, secretario de Finanzas del gobierno de esa entidad, explicó que hasta el momento no se ha hecho llegar alguna notificación oficial de remoción de la guardia y custodia asignada por parte del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado (Indep), ni se ha notificado del lugar donde se tiene que entregar, según el procedimiento que establece la ley.

El funcionario recalcó que “entregar la aeronave a un particular sin cumplir con los trámites formales, puede implicar una responsabilidad, una vez que la instancia que tiene que comunicar formalmente al Gobierno del Estado de Durango es el Indep y no un particular”.

De acuerdo con el secretario, la guardia y custodia de la aeronave, entregada al gobierno encabezado por José Rosas Aispuro Torres, ocurrió desde hace más de 19 años y se lleva a cabo bajo el marco jurídico establecido para esta figura, por lo que, en todo momento se ha resguardado y dado el mantenimiento correspondiente. Detalló que, tan sólo en el último año, ha significado un costo de 2 millones 316, 346 pesos.

Díaz Medina mencionó que el gobierno estatal tiene pleno respeto a todos los procedimientos que se lleven a cabo, pero siempre bajo el marco legal y con el respaldo oficial debido, a fin de mantener la transparencia y legalidad en cada acción.

La citada aeronave fue adquirida por empresarios queretanos en una subasta pública organizada por el entonces Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), de la Secretaría de Hacienda, ahora convertido en el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep) a finales del año pasado.

Los empresarios pagaron el precio establecido en la subasta y el fallo correspondiente, emitido el 24 de noviembre de 2021, pero el Indep no se los ha entregado.

diego.badillo@eleconomista.mx