Querétaro, Qro. Durante el 2017, la inversión de Francia registrada por la Cámara Franco Mexicana del Comercio e Industria (CFMCI) ascendió a 410 millones de dólares, poco más de un tercio se posicionó en el Bajío, particularmente en Querétaro.

Así lo informó Frédéric Bron, presidente del Capítulo Bajío de la Cámara, quien dijo que esta inyección de recursos fue, principalmente, a través de los sectores automotriz y aeronáutico.

Recientemente, Safran y Albany inauguraron en el Parque Aeroespacial Querétaro, en el municipio de Colón, con una inversión de 75 millones de dólares, la planta  de producción de aspas para el motor LEAP (Leading Edge Aviation Propulsion), que se trata de la tercera que las firmas lanzan en conjunto y que en el historial de la  francesa representa la sexta en Querétaro y la decimoprimera en México.

En este evento, la compañía francesa anunció recursos adicionales por 25 millones de dólares para la ampliación de la misma.

Asimismo, para finales de este año se prevé la apertura de la planta de Michelin en León, Guanajuato, que generará 1,000 empleos para alcanzar una producción de hasta 5 millones de llantas anuales, como parte de su plan de inversión, anunciado en el 2016, de 510 millones de dólares.

Respecto a las líneas de proveedores como el caso de Michelin, aseguró Frédéric Bron, prácticamente están integradas en México; en lo que refiere a la de Safran, aún restan servicios que provendrán del exterior y todavía hay diferentes proveedores de los que se está a la espera para suministrar partes, equipos y material a las plantas.

Por ejemplo, mencionó, en el sector aeroespacial se detonan inversiones debido al ecosistema local que se ha desarrollado alrededor de la industria desde hace 10 años.

“Se comenzó a tener un centro mundial aeronáutico y la gente ve a la inversión como una necesidad, porque todo se hace aquí. Por ello, si hay nuevas inversiones aeronáuticas se dan aquí, porque se debe hacerlo”, dijo.

El presidente del Capítulo Bajío de la CFMCI agregó que se trata de una decisión natural de los inversionistas, más que una decisión económica y financiera como se trató al arranque de esta industria en el país.

Expuso que fue un éxito el desarrollo de Aeroclúster de Querétaro porque, si bien anteriormente se conocía la parte norte del país sobre esta industria, la estructura disponible de los proveedores Tier 1 y 2, el capital humano, hace que las inversiones se sientan atraídas como un “imán”.

Según información del Aeroclúster de Querétaro, en el estado hay presencia de dos Fabricantes de Equipo Original, 26 empresas Tier 1 y 2 y cinco centros de Mantenimiento, Reparación y Revisión.

Además de éstos, añadió Bron, hay capitales franceses importantes de la actividad industrial que pertenecen a Saint-Gobain Glass, dedicada a la manufactura del vidrio, y del sector servicios, financiero y de aseguradoras, como es el caso de Axa.

En diciembre del año pasado, Saint-Gobain anunció una inversión de 135 millones de dólares para una nueva línea de producción de vidrio plano (flotado) enfocada a los sectores de la construcción y automotriz, en Saltillo, Coahuila, a fin de surtir al mercado nacional y de exportación.

En tanto, Axa es otra de las firmas francesas que han desarrollado un plan de largo plazo para su expansión. En el 2013, la firma abrió su centro de servicios en Querétaro con una inversión a siete años de poco más de 17 millones de dólares y la generación de 500 trabajos.

Hay empresas francesas micro y pequeñas que están tratando de desplegarse en la zona del Bajío, aunque con un impacto menor en el número de empleos, indicó el presidente de CFMCI.

A finales del 2017, comentó, se tuvieron discusiones con las cámaras en Francia y había otro tipo de compañías, más tradicionales, interesadas en invertir, además de que también hay presencia de empresas de menor tamaño que están tratando de desarrollarse en la zona aunque el impacto no es significativo en la creación de puestos laborales.

En la actualidad, hay acuerdos que se podrían desenvolver como cohetes y lanzamiento de satélites, “son diferentes sinergias que se realizan entre Europa, Francia y México”, adicionó.

La CFMCI funge como un vínculo y facilitador entre las empresas instaladas en México y las francesas, así como el gobierno, para apoyarlas a tomar buenas decisiones en materia de inversión y desarrollo.

Carrera

De acuerdo con los registros de la Secretaría de Economía, entre el 2013 y el 2017, los estados del Bajío (Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí) reunieron un monto de 1,436.9 millones de dólares de Inversión Extranjera Directa (IED) proveniente de Francia, que representó 36.2% del total nacional.

En el periodo de referencia, la Ciudad de México concentró el mayor flujo de IED francesa, con 980.8 millones de dólares; le siguieron San Luis Potosí (747.6 millones), Puebla (368.5 millones), Querétaro (333.1 millones) y Guanajuato (248.4 millones). Aguascalientes reportó 107.8 millones.

A finales del año pasado, Valeo Térmico arrancó con la construcción de una planta especializada en sistemas térmicos en territorio potosino, con una inversión de 43 millones de dólares. En esta facilidad vaticina producir 11 millones de unidades de sistemas térmicos al año, para atender al sector automotriz. En ella generará 600 empleos, con lo que alcanzará los 5,500 colaboradores en la entidad a través de sus cinco plantas. Se prevé arranque operación en este 2018.

Otra firma francesa que se instaló en el estado en el 2016 y se configuró para acelerar su producción en el 2017, también para suministrar a la industria automotriz, fue Plastivaloire, mediante su subsidiaria Plastivaloire México, especializada en equipamiento plástico.

estados@eleconomista.mx