Cancún, QR. Un nuevo proyecto de palafitos o búngalos se autorizó para Cancún, cuya inversión asciende a 22 millones de pesos.

Se trata del complejo Econizuc, en la tercera sección hotelera, dentro de una zona de manglar, especie protegida por las leyes mexicanas.

El proyecto fue autorizado bajo la nueva administración federal, encabezada por Andrés Manuel López Obrador, y consiste en la construcción y operación de un desarrollo turístico hotelero, con oferta de 57 cuartos y 10 búngalos, áreas recreativas, estacionamiento, jardines con vegetación nativa. En general, ofrecerá servicios de hospedaje, spa, venta de alimentos y bebidas y un muelle para el arribo de embarcaciones pequeñas.

El terreno donde se pretende desplantar había sido utilizado anteriormente para actividades de información turística, por lo que se trata de una zona previamente impactada, aseguró la empresa promovente Marina Nizuc.

“Ha sido removida vegetación y es posible observar una palapa, una cabaña y senderos de piedra. El proyecto se distribuirá entre la Laguna Nichupté y su correspondiente área federal, así como terrenos ganados al mar. En este sentido, los búngalos y el muelle para embarcaciones estarán colocados sobre el nivel superficial de la laguna, por lo que no será afectado el flujo hidrológico”, se lee en la Manifestación de Impacto Ambiental.

La misma empresa promovente reconoce la presencia de manglar, especie protegida según la legislación ambiental vigente, pero argumenta que “las edificaciones e instalaciones se desplantarán sobre el área que corresponde a la zona federal y terrenos ganados al mar de la laguna. En este sentido, la distribución se diseñó a partir de la presencia de especies de manglar, principalmente mangle botoncillo, mangle rojo, mangle blanco; esto con la finalidad de mantener intacta esta vegetación”.

El proyecto se ubica dentro del cuerpo de agua de la Laguna Nichupté así como su zona federal y terrenos ganados al mar, a la altura del kilómetro 19 del Boulevard Kukulcán, zona hotelera de Cancún.

Cabe mencionar que esta ubicación es muy cercana a la de los proyectos Riu Cancún Riviera y Hard Rock Cancún Riviera de 700 y 1,800 habitaciones, respectivamente, los cuales han sido controvertidos legalmente por suponer un impacto irreversible a una de las últimas zonas de conservación en Cancún.

Planeación

En tanto, la titular de la Secretaría de Turismo local, Marisol Vanegas Pérez, dio a conocer que además de las 30,000 habitaciones hoteleras que ya están autorizadas ambientalmente, con sus respectivas licencias de construcción, para la zona norte del estado hay por lo menos otros 7,000 cuartos adicionales en fase de planeación para la entidad.

[email protected]