Guadalajara, Jal. El desborde del río Apango en el municipio de San Gabriel, ubicado en la zona sur del estado, deja hasta el momento un saldo de dos personas fallecidas y cinco desparecidas, según confirmó el secretario General de Gobierno de Jalisco, Juan Enrique Ibarra Pedroza.  

Aunque todavía se realiza el recuento de los daños materiales, cientos de casas y automóviles resultaron afectados por la corriente que arrastró lo que encontró a su paso, e inundó la zona centro de la población, conocida incluso a escala internacional por ser la cuna e inspiración de Juan Rulfo. 

En la actualidad, la fama de San Gabriel obedece a su importancia entre los municipios con mayor crecimiento en producción y exportación de aguacate, aunque, a decir de pobladores y regidores de oposición, es precisamente el crecimiento exponencial de ese cultivo, el responsable de la tragedia.  

Y es que, a decir del regidor del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en ese municipio, Moisés Nava, entre la población se especula que los incendios registrados en esa región durante las últimas semanas fueron provocados precisamente para cambiar el uso de suelo y permitir más cultivos de aguacate. 

“Hace algunos días hubo muchas quemazones por este lado, esas quemazones ocurrieron en el cauce del río, los cerros quedaron pelones y toda esa agua que cayó, se juntó en el cauce, bajó con troncos, con lodo y con material quemado”, señaló el edil luego de afirmar que en el centro del municipio no había llovido cuando se presentó el desborde. 

“Vimos como los incendios y seguramente, también como aquí se ha señalado, tiene que ver con procesos de tala clandestina que se ha dado durante muchos años en la sierra, el suelo se reblandeció y eso explica lo que aconteció”, señaló el gobernador Enrique Alfaro Ramírez, luego de realizar un sobrevuelo por la zona afectada. 

Anunció que el gobierno estatal invertirá 120 millones de pesos para resolver el abasto de agua y para sustituir cuatro puentes que resultaron con daño estructural, así como para obras de rectificación de cauce y de contención en los márgenes del río conocido entre la población como “sal si puedes”. 

Desde la tarde del domingo, el ejército mexicano implementó el Plan DN III E en la zona afectada, y habilitó tres albergues para atender a la población afectada.  

[email protected]