América Móvil pagó 5,305 millones 498,000 pesos por el espectro radioeléctrico que perteneció a MVS Comunicaciones en la banda de 2.5 GHz desde los años de 1990. La cifra es equivalente a 302.08 millones de dólares para el 14 de julio de 2017, cuando se concretó la operación por los 60 MHz de ancho de banda de MVS, o 279.2 millones de dólares a valor presente.

“El 24 de febrero de 2017, Radiomóvil Dipsa renovó una licencia nacional de 8.4 MHz, pagando 917 millones 431,000 pesos. Y el 14 de julio de 2017, adquirió 43 concesiones de títulos para frecuencias de 2.5 GHz, por la cantidad 5,305 millones 498,000 pesos”, escribió América Móvil en la página 168 de su reporte anual de 2017 en idioma inglés. “Como resultado de dicha adquisición, Telcel cuenta con aproximadamente 60.0 MHz de capacidad en la banda de 2.5 GHz, distribuida entre diversos municipios que abarcan aproximadamente el 75.0% de la población nacional”, añadió AMX en otra página.

“En 2017, la compañía invirtió 136,724 millones de pesos en la adquisición de propiedades, planta, equipo y activos intangibles; es decir, licencias y derechos por el uso de espectro, comparados con los 155,024 millones de pesos de 2016 y los 151,573 millones de pesos de 2015. El monto invertido varía en forma significativa de un año a otro, dependiendo de las oportunidades que se presenten y por las fechas de vencimiento de las concesiones y las necesidades de espectro adicional. AMX tiene presupuestado inversiones de capital por aproximadamente 148,300 millones de pesos en 2018, equivalentes a, aproximadamente, 8,000 millones de dólares”, escribió la empresa en la página 39 de su reporte anual en castellano.

Telcel consiguió de esta manera la facultad para explotar ese espectro en 1,759 localidades del país, equivalentes a bloques regionales con una cobertura de alcance del 75.41% de la población o 70 millones de mexicanos con nuevos servicios 4G y tecnologías posteriores, y sin pasar por un proceso licitatorio, aunque sí por la vía regulatoria del mercado secundario de espectro contemplada en la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR).

A través de sus voceros, AMX remitió a este medio a los reportes anuales de la compañía y MVS Comunicaciones declinó participar con un comentario para este trabajo; ambos tuvieron conocimiento previo de su publicación.

Lo pagado por América Móvil por ese paquete de frecuencias de 60 MHz representa una cantidad equivalente al 8% de sus ingresos totales para el tercer trimestre del 2017, en el que AMX reportó 66,253 millones de pesos en entradas de dinero sólo en México y para el global de sus operaciones fijas y móviles. En el comparativo de todo el ejercicio anual, la cifra equivaldría al 1.98% de sus ingresos de todo el 2017: 267,586 millones de pesos en México.

Más aparte, la habilitación de los títulos de concesión para la prestación de nuevos servicios inalámbricos fijos y móviles y para otras tecnologías desde el espectro de los 2.5 GHz,ahora en poder de Telcel, costaron 1,921 millones 428,781 pesos, según informaciones del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). 

Con estos últimos datos, toda la transacción relacionada con esos 60 MHz de 2.5 GHz –independientemente de si fue Telcel o si fue MVS Comunicaciones quien pagó la segunda cuenta o si es parte de la primera y sin contar tampoco los pagos de derechos anuales de las señales hasta la expiración de sus permisos de explotación–, entonces todo salió en un total de 7,226 millones 926,781 pesos.

AT&T y Telefónica ya tienen espectro en 2.5 GHz

Movistar y AT&T, la competencia directa de Telcel en el mercado móvil mexicano, consiguieron el 6 de agosto pasado hacerse con la titularidad de 120 MHz con cobertura nacional en la banda de 2.5, esto durante la etapa de subastas de la Licitación IFT-7.

Ese día, AT&T comprometió 1,400 millones de pesos por 80 MHz de espectro y Movistar ofertó otros 700 millones de pesos por los 40 MHz restantes. Entonces, Movistar se llevó dos bloques nacionales de 20 MHz de tecnología FDD, más apta para servicios móviles, y AT&T apostó por dos bloques FDD y por otros dos de tipo TDD, estos últimos también más eficientes para servicios inalámbricos fijos. 

En conjunto, las compañías ofrecieron 2,100 millones de pesos o 110.6 millones de dólares al Instituto Federal de Telecomunicaciones para quedarse con el espectro durante 20 años; 73.7 millones de dólares, a valor presente, comprometió AT&T por sus frecuencias y 36.9 millones de dólares dijo que pagaría Movistar.

Las concesiones para Movistar y AT&T vencerán en 2038 y las de Telcel, entre 2024 y 2030; esto conforme los títulos que eran orignilamente de MVS Comunicaciones.

El IFT informó que en la suma total de pagos por contraprestaciones y por pagos anuales de derechos de explotación del espectro, las compañías pagarían al Estado mexicano un total de 44,400 millones de pesos a lo largo de 20 años, equivalentes a 2,339 millones de dólares de agosto de 2018.

La 2.5 GHz salió más cara en México que en Europa

De acuerdo con especialistas, las frecuencias de espectro de 2.5 GHz han tenido en México un precio de mercado sobre la media de la experiencia internacional.

Medido en cuánto pagó una empresa en la IFT-7 por el espectro de 2.5 GHz para desde ahí atender a un usuario con sus servicios, lo que en la industria se denomina como Megahertz por población (MHz-Pop), en México esta banda tuvo un precio de salida de 0.08 dólares en MHz-Pop, mientras que en Argentina, por ejemplo, el precio por señales de este espectro se ubicó en 0.0423 dólares, aunque también deben considerarse las condiciones y realidades de cada mercado en particular.

Un informe de la consultora Telconomia, especializada en análisis del espectro, detalló que frecuencias de la 2.5 GHz, en sus categorías de TDD y/o FDD, tuvieron un precio menor al de México durante procesos licitatorios ya ocurridos en otros mercados.

Como ejemplo, cita Telconomia en su informe, frecuencias de TDD en Europa salieron a menos de 0.06 MHz-Pop y lotes de FDD en otros países de América Latina costaron entre 0.04 y 0.05 MHz-Pop. Ha habido subastas en América Latina en las que una señal de 2.5 costó 0.01 dólares por MHz-Pop. Más análisis de Telconomia sobre la subasta de México con la 2.5 GHz se encuentra disponible en este apartado. 

Obligación de cobertura para Movistar y AT&T con la 2.5

Además de cumplir las contraprestaciones y los pagos de derechos anuales por explotación del espectro, los operadores AT&T y Telefónica deberán dar cumplimiento a una serie de obligaciones de cobertura social para poder explotar el trozo de 2.5 GHz que cada una consiguió en la IFT-7.

Los 120 MHz ganados por ambas compañías se reparten en seis lotes de igual tamaño y cobertura nacional y con ellos deben llegar con una red 3G a las localidades de México que hasta el año 2010 no contaban con un servicio de telefonía celular; también deben llevar cobertura 3G/4G a las Zonas Económicas Especiales y las vías de comunicación que las conectan y de ser posible, dar prioridad a las plazas más desconectadas de Guerrero, Oaxaca y Chiapas. La última obligación tiene que ver con el reforzamiento de la cobertura 4G en las 13 ciudades más densamente pobladas del país, entre ellas la CDMX.

Las dos primeras obligaciones deben acreditarse en un periodo de cuatro años, con espectro o infraestructura propia o de terceros. La tercera debe ocurrir en un lapso de tres años, utilizando sólo la 2.5 GHz ganada en la subasta del 6 de agosto.

AT&T y Movistar pueden avanzar con esas primeras dos obligaciones con su propio espectro o contratando a terceros, por ejemplo a Altán Redes que cuenta con frecuencias de 700 MHz más aptas para crecer en cobertura o pueden buscar a Telcel, que ha construido una de las redes 3G más extensas del país. 

Telcel no tendrá obligaciones de cobertura para desplegar redes sobre sus 60 MHz de la 2.5, pero especialistas ha considerado que para lograr una cobertura nacional como la que han obtenido ahora AT&T y Movistar le significaría importantes costos financieros ante el hecho de que son pocas las frecuencias disponibles y es complicado llevar cobertura a zonas inaccesibles o poco pobladas con ese espectro que es más apto para el transporte masivo de datos. 

La mítica 2.5 de MVS terminó en manos de Telcel

MVS Comunicaciones y Radiomóvil Dipsa, controladora de Telcel, convinieron en noviembre del 2016 la adquisición de esas frecuencias de 2.5 GHz, tras la fusión de la segunda empresa y Amov IV con DIGICRD, filial de MVS y titular de las señales. En abril de 2017, el IFT autorizó la concentración y la fusión de las compañías, Radiomóvil Dipsa entonces se convirtió formalmente en la titular de los 60 MHz, mientras que DIGICRD de MVS Comunicaciones se extinguió.

Telcel, por su parte, argumentó en mayo del 2017 que una vez aprobada la solicitud de DIGICRD por el IFT, explotaría esa porción de los 2.5 GHz en servicios masivos con un título de concesión de telecomunicaciones de 1998, que también lo habilita para explotar espectro en la banda de PCS o de 1.9GHz en las nueve regiones que comprenden el país en telefonía celular.

Con el espectro de 2.5 GHz, Telcel inició en marzo de 2018 la construcción de una red de servicios con tecnología 4.5G, a la que llamó “GigaRed” y unos días antes de que la Red Compartida de Altán Redes iniciara formalmente sus operaciones con una infraestructura que también soporta servicios 4.5G y seguidamente, AT&T y Movistar han anunciado sus primeros planes con ese tipo de innovaciones.