AT&T, Axtel y Teléfonos de México consiguieron la renovación hasta el año 2040 de sus concesiones de espectro dentro de la banda de los 3.4 Gigahercios (GHz), luego de un reacomodo de frecuencias y el cumplimiento de otras condiciones de política regulatoria establecidas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para este proceso en particular de renovación de frecuencias.

El IFT refrendó a las compañías sus concesiones para explotar tres bloques nacionales de 50 MHz de ancho de banda y conforme a la legislación aplicable en el momento en que cada una de esas empresas presentó su solicitud de renovación de señales que les fueron adjudicadas entre 1998 y 1999 para comunicaciones inalámbricas con tecnología Wi-MAX, que poco prosperó en el mercado.

Como ejemplos, Axtel y AT&T presentaron sus peticiones de renovación de concesiones entre enero y agosto de 2013, previo a que el Congreso de la Unión sancionara a mitad de 2014 las leyes secundarias de la reforma sectorial en telecomunicaciones aprobada un año atrás, por lo que el regulador aplicó los criterios de la anterior legislación.

Telmex tramitó sus renovaciones en enero de 2016 para explotar la 3.4 GHz por todas las nueves regiones celulares en las que México ha sido dividido y entonces el IFT aplicó aquí los ordenamientos escritos en la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), vigente desde mediados de 2013.

 

 

El regulador concedió todos los refrendos tramitados, efectivos desde el 2020, pero sujetó a las empresas a un reordenamiento de sus concesiones para crear así bloques contiguos de espectro para su explotación, como una manera de hacer un uso más aprovechable de las frecuencias y para dejar listo el resto de la banda de los 3.4GHz para un proceso licitatorio venidero.

Para el caso de Telmex y AT&T, autorizó un intercambio de señales y para Axtel, un cambio de posición de frecuencias dentro de la banda de 3.4 GHz. Todo esto, según los acuerdos con expediente P/IFT/180919/462, P/IFT/180919/463, P/IFT/180919/464 y P/IFT/180919/465.

Axtel ahora explotará el tramo que va de los 3500 a los 3550 MHz a partir del 1 de enero de 2020 y tiene hasta el 31 de diciembre próximo para deshabilitar el uso de los segmentos de los 3425-3450 y los 3525-3550 Megahertz. Telmex traspasó a su vez a AT&T las señales de los 3550 a 3575 MHz, en tanto que AT&T le intercambió a Telmex las frecuencias de los 3475 a 3500 Megahertz.

El Instituto Federal de Telecomunicaciones no desveló aún las contraprestaciones económicas objeto de estas renovaciones de concesión de espectro; sin embargo, deslizó que los tres operadores también podrán explotar su trozo de 3.4 GHz para productos inalámbricos fijos, al ser éste un insumo considerado principalmente para comunicaciones inalámbricas móviles.

La banda de 3.4 GHz ha comenzado a ser identificada por la industria de telecomunicaciones a nivel mundial como un espectro propicio para desplegar desde allí servicios de 5G, por lo que uno de los intereses de estos tres operadores estaría en un plan futuro de ofrecer productos así sobre la 3.4 GHz.

El IFT prepara un plan para adjudicar otro tramo de la 3.4 GHz para comunicaciones inalámbricas. Son en total 150 MHz de frecuencias disponibles que irán a un proceso de licitación conocido como la IFT-10 y allí, el regulador sectorial ha manifestado que permitirá a Telmex, AT&T y Axtel entrar en la competencia por frecuencias adicionales, para crear, si es del interés de esas empresas, bloques de 100 MHz de ancho de banda.

El 18 de septiembre en que se aprobaron las peticiones de Axtel, AT&T y Telmex, en el IFT también se trató el tema de la convivencia entre los servicios satelitales y los móviles dentro de la banda de 3.4 GHz, un asunto que tiene enfrentados a esas dos industrias por la explotación de ese espectro y que será el tema medular de la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de Egipto