Sigma Ingeniería Civil fue elegida por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para otorgar el servicio de asesoría en la integración de información para elaborar una nueva norma y manual para calificar el estado físico de la red carretera federal de México antes de que concluya la actual administración.

La empresa mexicana presentó una oferta económica de 4 millones 506,345.5 pesos (sin IVA) y fue la más baja de las tres que se presentaron, lo que garantizó su éxito.

En el proceso que fue fallado la tarde del viernes, también participaron Orva Ingeniería (que se encargó de elaborar el proyecto ejecutivo del Paso Exprés, en Morelos), Suma Sinergia y la dependencia, a través de la Dirección General de Desarrollo Carretero informó que las tres cumplieron con todos los requisitos solicitados.

Ahora, Sigma Ingeniería Civil deberá presentar la documentación requerida para mostrar que está al corriente en sus obligaciones fiscales para poder firmar el contrato mañana martes a las 2 de la tarde.

En caso contrario, la SCT sin necesidad de un nuevo procedimiento lo podrá adjudicar al participante que haya presentado la siguiente proposición solvente “que resulte más conveniente para el Estado”, que en este caso corresponde a Suma Sinergia y su oferta de 4 millones 664, 548.5 pesos.

En cualquier caso, el tiempo establecido para realizar los trabajos es de 100 días naturales.

Entre la experiencia existente entre Sigma Ingeniería Civil  y la SCT figura la realización del estudio y proyecto para la aplicación de alcantarillas de la autopista México-Puebla.

Mejoras en la infraestructura

Para el gobierno federal, “es fundamental” contar con una nueva metodología que permita conocer el estado físico de su red carretera federal, toda vez que la actual está rezagada (1996) y debe incorporar las mejores prácticas internacionales.

“Las carreteras son fundamentales para la vida económica de México, ya que a través de ellas se moviliza 99.3% de los pasajeros y 76.8% de la carga en el país. La afectación a su estado físico origina sobrecostos altos al usuario de la red, lo que se refleja en el costo del transporte y por consecuencia en los otros rubros económicos, por lo que es necesario conocer su estado físico y actuar en consecuencia”, informó la dependencia.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx