La compra de la mitad de participación en la refinería de Deer Park a la angloholandesa Shell por parte de Petróleos Mexicanos, con lo que la petrolera del Estado se quedaría con la propiedad total de este centro ubicado en Texas, se ha retrasado por falta de la aprobación del Comité de Inversiones Extranjeras en Estados Unidos (CFIUS), según la propia Shell.

Shell anunció en mayo que vendería su participación del 50.005% en la refinería de 302,800 barriles por día (bpd) a su socio Pemex por 596 millones de dólares. Se esperaba que la venta se cerrara tan pronto como el miércoles. 

“Aunque esperábamos poder concluir la venta de la refinería Deer Park antes en el proceso de revisión del CFIUS, seguimos apuntando a finales de 2021 como fecha de cierre para la transferencia de la participación de Shell en la refinería”, dijo el portavoz de Shell.

Curtis Smith, vocero de Shell, dijo en un comunicado que se esperaba cerrar el trato por la venta de esta propiedad este miércoles, por el monto acordado de 596 millones de dólares que se anunció desde mayo pasado.  

Aun así, “seguimos apuntando a finales de 2021 como fecha de cierre para la transferencia de la participación de Shell en la refinería”, dijo Curtis Smith.

Según el gobierno federal, la compra de la mitad de la refinería de Deer Park tiene el objetivo de aumentar la venta de combustibles de Pemex, aunque cabe recordar que al ubicarse en Houston, la distribución nacional incurrirá en costos aduanales y de logística propios de las importaciones, aunque sea de la misma empresa.   

En la conferencia presidencial, el director general de Pemex, Octavio Romero Oropeza, expuso en mayo que de los 596 millones de dólares en efectivo que aceptó su socia en el acuerdo de adquisición, 106 millones serán de inventarios de petróleo y derivados que tiene la planta, y 490 millones de dólares en deuda de Shell en la sociedad.  

A la vez, la refinería Deer Park tiene una deuda que asciende a 980 millones de dólares. Al ser cuestionado sobre cómo se cubriría la deuda, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que existe una reserva de recursos por el orden de 47,000 millones de pesos, que son aproximadamente 2,350 millones de dólares, de los cuales 30,000 millones, 1,500 millones de dólares están en Banobras y 17,000 millones de pesos más, 850 millones de dólares, que correspondían a la atención de desastres naturales del Fonden.  

A su vez, el presidente López Obrador aseguró que la refinería tendrá el propósito de utilizar crudo mexicano y vender combustibles al país, tanto para dejar de exportar petróleo como para ya no importar petrolíferos.  

"Pemex tenía una participación importante, pero no tenía el control de la refinería, siempre la refinería estuvo controlada por Shell, y esto llevó a que las utilidades se reinvierten en la propia refinería, no había utilidades", dijo, "ahora Pemex tendrá el control de la refinería, o está en proceso de concluirse, pero ya se firmaron todos los documentos, se cerró la operación”.

La refinería de Deer Park tiene una capacidad de 340,000 barriles diarios, de los que 110,000 son de gasolina, 90,000 de diésel, 90,000 de turbosina y el resto de otros productos, enunció el director de Pemex.  

A su vez, la titular de Energía, Rocío Nahle García, explicó respecto al anuncio de esta compra que se necesitaba “asegurar el consumo de gasolinas en México”, ya que la transición hacia energías más limpias tomará tiempo.

“Deer Park está produciendo 110,000 barriles de gasolina y 90,000 de diésel. Dos Bocas va a producir 170,000 barriles de gasolina, con eficiencia energética y mejor tecnología. No hay muchas refinerías como Deer Park que las estén dando en 600 millones de dólares”, aseveró. 

Cabe recordar que Pemex tuvo un volumen de proceso de crudo en sus seis refinerías de 702,250 barriles diarios en el promedio de enero a septiembre de 2021, lo que implicó una utilización de su Sistema de Refinación de 42.8%, el más alto desde el 2017, aunque muy por debajo del uso de 70% que tenía hace una década y del 90% que planteó la presente administración en su inicio como meta para este año.   

Y es que el volumen de proceso de crudo que se logró en los tres primeros trimestres del año en promedio fue el más alto desde el 2017, en que Pemex todavía reportó un volumen de 832,540 barriles diarios, con un uso de 51% de la capacidad.