La producción de vehículos pesados en México interrumpió en agosto pasado su proceso de recuperación que mantenía a partir de junio con la reactivación de las actividades económicas ante la “nueva realidad” por el Covid-19, a pesar de que las exportaciones siguen mostrando ascenso.

Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), informó que se logró el ensamble 12,866 unidades, representa caída de 30.4%, que comparadas con las 18,498 fabricadas durante mismo mes de 2019.

“Para alcanzar una recuperación en la producción será necesario reactivar el mercado interno lo que requiere de un entorno normativo que incentive la renovación de la flota, así como acelerar trámites como matriculación de unidades nuevas”, comentó.

De acuerdo con el Inegi, con datos de la ANPACT en su reporte a agosto del 2020, las exportaciones de vehículos pesados continuaron su ritmo de mejora durante el octavo mes respecto a julio, al enviar 11,160 unidades, cuando el mes previo fue de 10,019 camiones.

No obstante, al compararlo con igual mes del 2019, las exportaciones de vehículos pesados cayeron 32.2%, cuando en agosto del año pasado reportaron 16,460 unidades, que implicó la disminución de 5,300 camiones.

De acuerdo con el presidente ejecutivo de ANPACT “es importante aprovechar el T-MEC y la recuperación económica de Estados Unidos para exportar más productos nacionales fortaleciendo a las empresas mexicanas para que estas detonen a su vez, la recuperación del mercado local en todos los sectores”.

Durante el octavo mes, la industria de pesados comercializó 2,050 unidades al mayoreo, lo que significa crecimiento de 20.9% respecto al mismo mes del año pasado. Sin embargo, refleja una caída del 20%, con respecto a julio del 2020.