Hasta ahora las empresas empezaron a cumplir con los cambios en la reforma en subcontratación; pero hay un sinfín de situaciones que aún no están resueltas, como es el caso de la relación con los proveedores y si deben o no contar con su registro ante el Registro de Prestadoras de Servicio u Obras Especializadas (REPSE) de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

Así lo expusieron en el webinar “Marco legal y problemática de la prestación de servicios especializados”, organizado por Latam Business School (LBS) en el que participaron sus profesores Héctor González, director corporativo de Relaciones Laborales para México y Centroamérica en Walmart; Luis Manuel Guaida, socio Senior de Guiada y Asociados, y José León Hernández, manager actuarial Services en EY México.

Héctor González, profesor de LBS, detalló parte de las acciones que emprendieron en Walmart desde antes que se definieron los servicios especializados, pero que en el sector de retail y autoservicios se han presentado aún muchas dudas.

Actualmente, explicó, hay dos escenarios respecto a los proveedores que participan en los centros de trabajo “o son empleados directos de la marca, de agencia; pero en ambos casos deben contar con Registro en el REPSE; nosotros es como lo estamos observando”. 

Ante estas dificultades sobre si deben contar o no con su registro del REPSE, expuso que debe haber una convocatoria abierta de conciliación y para el entendimiento. Sobre todo porque hay una lectura de la legislación y otra sobre la interpretación que se está haciendo de la Ley,  “no será una tarea fácil porque lo que tenemos que hacer como industria es ponernos de acuerdo para prestar el servicio o no, definir claramente lo que se está atendiendo”.

A la anterior problemática se suma lo que para las grandes instituciones nacionales o extranjeras, que están bajo compliance se vuelven muy exigentes con el cumplimiento de la ley; en ese sentido, el tema será con las pequeñas y medianas empresas, muchas de ellas, como proveedoras de las grandes compañías.

“La definición que tomen las empresas les afectará o les beneficiará en el manejo de esta nueva ley, por lo tanto tendremos que ser muy observadores de esos impactos. Nosotros decimos que este tema lo estamos viendo y hacemos un análisis, tendremos que ver en dónde se prestan los servicios especializados, cómo nos cobran esos servicios y si existe o no la subordinación. Incluso con esas variables llegaremos antes de estar con un proveedor”

¿Registrarse o no en el Repse?

El también profesor en Latam Business School, Luis Manuel Guaida, comentó que “en esta nueva realidad gracias al REPSE se ha implementado un nuevo verbo que es “REPSEAR”, la cual empezó con la prohibición de la subcontratación de personal, que consiste en que una persona física o moral proporciona o ponga a disposición trabajadores en beneficios de otra”.

No obstante, la autoridad laboral ha presentado diversas interpretaciones de la norma, “haciendo énfasis en quienes se tiene que registrar y quienes no en el REPSE y ha ido variando poco a poco, llegando a la conclusión de que si la prestadora pone a disposición sus empleados con el simple hecho de que ingrese al centro de trabajo del cliente ya debe haber registro y esto creará una problemática a las empresas porque tarde o temprano tendrán que requerir de un servicio externo y se verán afectadas ya que se les podría aplicar dicho criterio”, indicó.

Resumió que las obligaciones que implica realizar el registro son: la elaboración del contrato por escrito y su presentación de forma periódica, los informes al IMSS, Infonavit, la comprobación del pago de salarios, el cumplimento de la declaración al IVA (en el caso de los patrones) y cada 3 años hacer la renovación del registro del REPSE.