El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvo firme su amenaza de imponer aranceles a México si persiste la inmigración ilegal, aunque la medida es cuestionada en las filas del Partido Republicano. El gobierno mexicano, por su parte, se mostró “optimista” de poder evitar la ofensiva arancelaria.

“Vamos a ver si podemos hacer algo, pero creo que es más probable que las tarifas sigan adelante”, dijo Trump desde el Reino Unido, donde realiza una visita de Estado, asegurando que no aceptará excusas y cumplirá su amenaza.

Del lado mexicano, el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó estar optimista de que se pueda evitar esa medida con el diálogo de este miércoles. Insistió en que hay buen ánimo en el vecino país, debido a los pronunciamientos en contra del arancel, que han hecho cámaras de comercio, empresarios y agricultores de Estados Unidos.

“Vamos a esperarnos, vamos a esperar a la reunión de mañana (hoy miércoles). Yo sigo manteniendo mi postura, creo se va a llegar a un arreglo, estoy optimista”, refirió.

En Palacio Nacional, López Obrador aseguró que aún no es momento para que su gobierno prepare un documento para controvertir ante la Organización Mundial de Comercio las medidas arancelarias que Trump advirtió se impondrán a México a partir del próximo lunes.

Desde Washington, en la víspera de su reunión con el vicepresidente Mike Pence para discutir una posible salida a las tensiones, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijo que tras las consultas y reuniones preparatorias para evitar la imposición de tarifas arancelarias desde 5% a partir del 10 de junio, consideró que existe 80% de probabilidad a favor de encontrar una negociación con el gobierno de Estados Unidos.

“Estamos en la fase preparatoria si puede haber una negociación, si habrá una negociación podemos encontrar un punto de acercamiento, hay 80% a favor para encontrar una negociación, evitarse la imposición de tarifas. Estamos listos”, aseguró en conferencia de prensa desde Washington.

Marcelo Ebrard puntualizó que a pesar de que el diálogo gira sobre la migración México presentará una posición unificada de todas las preocupaciones en los sectores donde se considera que habrá mayor impacto.

“Compartimos la preocupación, y tiene solución el tema migratorio, si no hubiéramos estado estos días seguramente la propuesta que vamos a presentar no tendría la calidad que va a tener, no estaríamos adecuadamente o totalmente informados respecto a lo que vamos a tratar mañana en varios campos, ha sido muy útil e importante para la delegación mexicana haber estado estos días”, destacó.

Pero en rueda de prensa en Londres, Trump echó por tierra la esperanza de una rápida solución, insistiendo en que el gobierno de AMLO “no debería permitir que millones de personas” busquen cruzar la frontera de México con Estados Unidos.

“México tiene que hacer más para frenar este ataque, esta invasión a nuestro país”, dijo.

Estados Unidos y México tienen hasta el domingo por la noche para llegar a un acuerdo si quieren evitar una escalada arancelaria que según expertos perjudicaría a ambos países y pondría en riesgo la ratificación del T-MEC, el nuevo acuerdo de libre comercio de América del Norte que reemplazará al TLCAN.

Trump comunicó su intención de aplicar gravámenes a México el mismo día en que los congresos de ambos países iniciaron el proceso para aprobar este tratado, vital para México, que envía 80% de sus exportaciones a Estados Unidos.

Incomodidad republicana

En el Congreso de Estados Unidos, la iniciativa de Trump provocó incomodidad en las filas del Partido Republicano, tradicionalmente opuesto a las medidas proteccionistas.

En el Senado, el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, dijo sin rodeos: “No apoyamos los aranceles, y aún esperamos que puedan evitarse”.

Algunos legisladores han planteado incluso la posibilidad de una votación para bloquear la iniciativa. Esto sería un fuerte desprecio para Trump, que ya ha tenido que vetar dos veces medidas votadas en el Congreso.

McConnell, quien tendría el poder de autorizar una votación de esta naturaleza, eludió sin embargo esta hipótesis, argumentando que esperaba que los aranceles simplemente no llegaran a aplicarse.

Consultado sobre este punto en Londres, Trump desestimó que los republicanos voten en su contra, recordando que goza de una inmensa popularidad en las bases del partido, de más de 90 por ciento.

Esta declaración no ayudó en nada a apaciguar a los senadores de su partido.

“Espero que no lleguemos allí, pero veremos qué pasa si el presidente aprieta el gatillo”, advirtió el republicano de Pensilvania Pat Toomey.

El senador de Texas Ted Cruz, por lo general un aliado de Trump, también expresó su “oposición” a los aranceles porque “afectaría a los empleos estadounidenses”. (Con información de AFP)

Cierran filas, CCE se suma a comitiva mexicana en Washington

El sector empresarial mexicano se sumó a la comitiva del gobierno mexicano que viaja a Washington DC, para argumentar que la situación migratoria no debe frenar la relación comercial de América del Norte, con la implementación de aranceles.

Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), anunció que el gremio intensificó contactos con los aliados de México, y todos aquellos que consideran que no deben mezclarse la política migratoria y la comercial, en la relación entre nuestras naciones.

Luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara que se harán válidos los aranceles de 5% a las exportaciones provenientes de México, a partir del próximo lunes, el Cuarto de Junto, órgano de consulta del sector privado, se subió a la defensa de frenar la estrategia de la Casa Blanca.

“Aportaremos nuestro análisis, estudios y experiencia. Lo haremos apoyados por los líderes empresariales encargados de la estrategia, la estructura de nuestros especialistas del Cuarto de Junto y nuestra oficina de representación en Washington”, refirió el presidente del CCE.

En el sector privado, consideramos que los asuntos migratorios no deben contaminar y perjudicar la estrecha relación comercial que existe entre ambos países, expresó Carlos Salazar.

“Confiamos en que pueda prevalecer el diálogo y la racionalidad. Apoyaremos para que se construyan soluciones conjuntas, sin dañar nuestra fundamental y positiva relación comercial”, acotó. (Con información de Lilia González)

[email protected]