Petróleos Mexicanos (Pemex) obtuvo un rendimiento neto de 88,000 millones de pesos en el primer trimestre del año, que contrasta con la pérdida neta de 62,000 millones, reportada en el mismo periodo del año pasado, y por segundo trimestre consecutivo representa ganancias para la empresa, que había hilado bajas desde el tercer trimestre del 2014.

La mejora en la situación financiera se explica principalmente por el incremento en los precios internacionales del petróleo, aunque también gracias a que se lograron eficiencias en todos los rubros productivos por los recortes presupuestales del año pasado, aseguraron directivos de la empresa en conferencia telefónica.

Con ello, los ingresos por ventas de la empresa se incrementaron en 55%, superando los 349,000 millones de pesos. El rendimiento antes de impuestos de la empresa fue 64 veces mayor al del año pasado, ubicándose en 193,000 millones de pesos. Lo anterior, a pesar de que el costo de ventas (que se compone de la subcontratación de productos y servicios, principalmente) aumentó 59% en un año, ubicándose en 258,000 millones de pesos.

Con mayores ingresos, los impuestos que erogó la estatal también se incrementaron, superando los 105,000 millones de pesos, un alza de 61.5% en comparación con el primer cuarto del 2016.

Juan Pablo Newman, director corporativo de Finanzas de Pemex, detalló que la deuda financiera de la empresa se redujo de 1,983 millones de dólares, reportados en el primer cuarto del año pasado, a 1,855 millones de dólares este año, particularmente por la apreciación que el peso tuvo frente al dólar en las últimas semanas.

Operación

La producción trimestral de crudo promedió 2.018 millones de barriles diarios, con lo que se redujo 9.5% en un año. En marzo, Pemex reportó también un promedio de 2.018 millones de barriles diarios como extracción de crudo, con lo que todavía no rompe el piso de los 2 millones de barriles.

El proceso de crudo en las seis refinerías del sistema nacional se redujo en 12% de un año a otro y en este primer cuarto del año no superó el millón de barriles diarios, quedándose en 948,000 unidades por día. Sin embargo, tuvo una mejoría de 21% en comparación con el promedio del último trimestre del año pasado, que fue el peor en más de dos décadas para la empresa, que asegura llevar a cabo evaluaciones de la infraestructura rumbo a futuras licitaciones para buscar socios en su operación.

A pesar de que, según Pemex, ya concluyeron diversos mantenimientos programados durante el 2016, la producción total de petrolíferos, como gasolinas, diésel, turbosina y otros, fue 14% inferior a la del mismo lapso del 2016, colocándose en 959,000 barriles diarios, volumen que representa un aumento de 19% en contraste con el último trimestre del año pasado.

[email protected]