La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) reportó que durante el mes de abril se redujo en 0.8% la producción total de petróleo crudo en el país, que fue de 1.695 millones de barriles diarios, volumen que incluso fue 0.2% inferior al del mes anterior y del cual el 64% corresponde al crudo pesado de una densidad de hasta 22 grados API, que es justo el crudo que se requiere en la refinería de Deer Park de la cual el gobierno acordó comprar la mitad a su socia Shell en Houston, Texas.

En tanto, de las reducciones observadas en la extracción de crudo la más pronunciada correspondió a las asignaciones que están en manos de Petróleos Mexicanos (Pemex), cuyo volumen sumó 1.559 millones de barriles diarios, con una reducción mensual de 0.6% y la caída anual de 3.1 por ciento. 

Y es que únicamente el contrato que Pemex opera sin socios en aguas someras, Ek-Balam, donde se produce esencialmente aceite negro pesado de entre 12 y 27 grados según el American Petroleum Institute (API) tuvo un aumento anual en la producción, que llegó a 74,547 barriles diarios, su máximo desde que migró de una asignación, con lo que incrementó su extracción en 20% en un año y en 4.5% en un mes. 

Pero al promediar toda la producción en la que Pemex participa con socios tanto en contratos como en asignaciones, ésta se redujo en 0.4% en un mes y en 2.2% en un año, ubicándose en 1.633 millones de barriles diarios en abril. 

Por su parte, los contratos petroleros mostraron un incremento de 5% en su producción en un mes, al llegar a 136,047 barriles por día, su máximo histórico que además implicó un aumento anual de 15.3 por ciento. 

De estos contratos, los que fueron otorgados mediante licitaciones tipo farmout para que los operadores privados se asociaran con Pemex, el contrato en Cárdenas Mora, operado por la egipcia Cheiron tuvo una producción de 5,743 barriles por día, con una reducción de 1.7% en un mes y de 9.9% en un año. El de Ogarrio, de la alemana Wintershall Dea, reportó una extracción de 4,345 barriles por día, con una caída de 10.7% en un mes y de 31% en un año. 

Pero entre los contratos que migraron del régimen anterior al nuevo, se observaron importantes aumentos como el de Santuario-El Golpe, de la inglesa Petrofac, que tuvo una extracción de 20,728 barriles por día, con un aumento de 11.4% en un mes y de 24.3% en un año. 

Al incluir el de Ébano, operado por Diavaz y el de Miquetla, de la sociedad entre Weatherford y Diavaz, la producción acumulada en estas migraciones fue de 26,587 barriles diarios, con un aumento de 8.7% mensual y de 16.1% en términos anuales. 

Destaca también que el contrato en aguas someras que opera la italiana ENI tuvo una producción de 14,770 barriles diarios, con una caída de 17% en un mes y de 10% anual, luego de que había logrado incrementarse hasta llegar a casi 18,000 barriles diarios el mes anterior. 

El otro contrato otorgado en rondas en aguas someras que ya produce, operado por el consorcio entre argentinas Hokchi Energy, en el campo del mismo nombre, tuvo una producción de 6,536 barriles por día, luego de que el mes anterior produjo 1,832 barriles diarios y que cumplió 11 meses de producción. 

Finalmente, el acumulado de los 11 contratos que fueron otorgados a privados en rondas de licitación en la administración pasada, de las rondas 1.3 y 2.3, además de los de aguas someras,  tuvieron una producción acumulada de 24,826 barriles diarios, con un aumento de 7.7% en un mes y de 23.5% en un año.

karol.garcia@eleconomista.mx