El 2017 será un año igual o más complicado que los anteriores para la operación de Maxcom Telecomunicaciones, pues la compañía vislumbra más presiones que dificultarán el cumplimiento de sus compromisos financieros.

Maxcom advierte que un difícil 2017 le obligará a desprenderse de activos, de negocios no estratégicos y a detener inversiones de capital que robustecen su infraestructura, con el fin de cumplirle sus acreedores. Pero los retos son demasiados y el resultado neto para el año 2016, donde registró la pérdida más profunda desde los años 2013 y 2010, es poco alentador, informó la compañía a la Bolsa Mexicana de Valores.

NOTICIA: ¿Por qué Megacable no ha llegado a la CDMX?

Maxcom Telecomunicaciones es de las pocas empresas que ha podido encontrar la manera de vender paquetes de cuádruple play al consumidor mexicano, pero no ha podido hallar la fórmula para retener clientes o ganar más y eso se ha venido reflejando en el número de abonados, ingresos y en su valor de capitalización en bolsa, donde al viernes de 10 de febrero alcanzó un valor de 747.5 millones de pesos, desde los 848.6 millones que valía el 31 de diciembre del 2016.

La empresa ha sido una de las damnificadas por la eliminación de la larga distancia que dispuso la reforma al sector.

Debido a que la compañía tiene un historial de pérdidas y a que podría continuar incurriendo en gastos significativos, no puede asegurar que podrá generar el suficiente flujo de efectivo para cumplir con la obligación del servicio de la deuda y la implementación de su plan de negocios , planteó Maxcom a sus inversionistas.

NOTICIA: Maxcom liga 12 trimestres de pérdidas

La del 2016 fue la pérdida neta más pronunciada que haya reportado la firma y en cantidad fue equivalente a lo que ingresó por sus operaciones en todo el periodo. El año pasado Maxcom atrajo 2,552 millones de pesos por sus operaciones, pero la pérdida se ubicó en 2,113.3 millones de pesos.

En el caso de continuar incurriendo en pérdidas significativas, podríamos no ser capaces de servir todas las obligaciones de la deuda o cubrir las inversiones de capital necesarias, lo cual podría tener efectos materialmente adversos en nuestro negocio, resultado de la operación y situación financiera , agregó la compañía. Maxcom fue contactada para obtener un comentario, pero no estuvo inmediatamente disponible para responder.

El objetivo de volver a los números negros ha llevado a Maxcom a tomar decisiones importantes, como trasladar negocios no estratégicos a otros competidores.

NOTICIA: Axtel, Maxcom y Marcatel, ¿quién es más útil para AT&T?

Para el 5 de octubre del 2016, Megacable acordó con Maxcom retomar su negocio de video, voz y datos en tres plazas donde la primera empresa no tenía presencia pero que la segunda sí.

De esta manera, Megacable creció en su cartera de triple play, tuvo la posibilidad de echar mano de los anillos de infraestructura que Maxcom ha ido construyendo en las áreas de Puebla, Querétaro, Tehuacán y Toluca desde 1999 para acercarse así más rápido con una oferta al consumidor de la Ciudad de México. Y Maxcom se hizo con liquidez para sanear sus finanzas. El acuerdo se liquidó en 12.9 millones de dólares, según las compañías.

NOTICIA: Para qué le sirve Maxcom a Marcatel

El traspaso a Megacable tuvo, sin embargo, otros impactos en la operación de Maxcom en el último trimestre del 2016, porque en voz esta decisión contribuyó a que las unidades generadoras de ingresos o UGIs cayeran 23% para la empresa, en 43% las correspondientes en datos para el segmento residencial y en 48% en lo referente al negocio de televisión de paga frente al mismo lapso del 2015.

Maxcom Telecomunicaciones confía en que podrá palear las cifras negativas con el direccionamiento a mercados estratégicos, en los que finca sus esperanzas:

Maxcom pretende seguir enfocándose en clientes comerciales y residenciales en áreas metropolitanas selectas que ofrecen un potencial de crecimiento en servicios de telecomunicaciones, debido a una combinación de una gran población, baja penetración de suscriptores y crecimiento económico. Maxcom considera que existe una demanda no cubierta para servicios de telefonía fija, banda ancha, acceso a Internet y televisión de paga, especialmente entre el nivel socioeconómico bajo y medio bajo .

undefined

[email protected]

mfh