Querétaro, Qro. Ante la conformación de la Alianza Centro-Bajío-Occidente y el interés de diversas entidades por ser partícipes, surge la posibilidad de signar paralelamente acuerdos acordes con las vocaciones productivas más representativas del resto de los estados.

Por ejemplo, con Nayarit podría generarse un convenio en materia turística, mientras que con Zacatecas uno que vincule a la industria minera, explicó el titular de la Secretaría de Desarrollo Económico de San Luis Potosí, Gustavo Puente Orozco.

El objetivo prioritario es consolidar de manera complementaria los activos de las cinco entidades que integran la alianza: Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Querétaro y San Luis Potosí, dijo.

“Hay otros estados en el occidente que se quieren sumar, pero no hemos encontrado luego algunas áreas tan comunes. Por ejemplo, Nayarit es un tema meramente turístico. Yo les decía: ‘Hagamos un acuerdo específico del grupo, de esta alianza, con Nayarit en términos turísticos o con Zacatecas los que tenemos minería’”, pronunció.

Con Michoacán y Colima el acuerdo podría remitirse a las capacidades portuarias de ambas entidades y su vinculación con los cinco estados que conforman la alianza.

Además de potenciarse como una plataforma de desarrollo económico, por medio de la alianza se buscará plantear proyectos en materia de seguridad, así como de infraestructura interestatal, tanto carretera como hídrica.

“No necesariamente tendría que haber nueve estados. Yo creo que estos cinco, la consolidación de estos cinco en materia de seguridad, de infraestructura, algo interestatal, presas, agua, energía, es uno de los temas esenciales que salió en el ejercicio de planeación de los estados”, acotó Puente Orozco.

La Alianza Centro-Bajío-Occidente busca materializar a las entidades involucradas como una región de alta competitividad, para la atracción de proyectos de inversión que detonen la economía de manera regional.

La nueva planta de BMW en San Luis Potosí es un referente de la detonación regional, ya que en este caso el Aeropuerto Intercontinental de Querétaro funge como una pieza clave al trasportar carga para la compañía, ejemplificó el secretario.

La alianza interestatal plantea ocho objetivos, a través de 10 estrategias y de 100 proyectos de vinculación entre las cinco entidades, refirió el secretario de Desarrollo Sustentable de Querétaro, Marco Antonio Del Prete Tercero.

Los cinco estados de la alianza son Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí y Jalisco, mientras que las entidades que tienen posibilidades de unirse son Zacatecas, Nayarit, Colima y Michoacán. En este sentido, estos nueve territorios representan 21.3% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Es importante mencionar que en los últimos tres años el Bajío fue la región que registró el mayor dinamismo económico en el país, con una tasa promedio anual de 4.1%, y se prevé que este comportamiento continúe en los próximos años, impulsado por la alianza, una plataforma de desarrollo económico, cuya suma de más estados significaría conformar un bloque con mayor potencial.

El inicio

El pasado 8 de mayo, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí y Jalisco proyectaron sumar capacidades para consolidar a esta región como una plataforma de desarrollo económico.

Las cinco entidades conforman la Alianza Centro-Bajío-Occidente, que surge como una propuesta de los gobernadores para crear estrategias regionales por medio de un corredor que aglomera diversas ramas productivas.

A la formación de la alianza le antecede el pronunciamiento que el 5 de noviembre del 2018 emitieron los gobernadores de Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí, anunciando la creación de la primera región manufacturera del país, con la finalidad de crear una plataforma para promover la producción, logística, el comercio exterior, inversión, desarrollo social y empleabilidad.

Posteriormente, el 23 de noviembre, las cuatro entidades signaron el Acuerdo de San Miguel, con el que dieron inicio a los trabajos de análisis y desarrollo de estrategias regionales.

sector automotriz, el motor

Por otra parte, la industria automotriz es una de las ramas productivas en común para las entidades del Bajío, al forjarse como una zona con 300 kilómetros de longitud que incorporan ocho plantas armadoras.

Se trata de la única región del mundo —integrando a Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí— en contar con este número de armadoras, dijo Gustavo Puente.

“En 300 kilómetros —hablando del Bajío, de Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes y San Luis Potosí— somos el único lugar en el mundo con ocho plantas armadoras”, aseguró.

Entre las cuatro entidades se integran 850 proveedores para la industria automotriz, entre ellas autopartes, siendo éste el principal eslabón de la manufactura automotriz de Querétaro, que se traduce en 316 empresas dedicadas a la producción de piezas automotrices.

“Esto nos hace un nicho único en el mundo, que por eso ha sido un polo de atracción en esta área. De ahí se derivan industrias tan importantes como la aeroespacial. Para mí sería ilógico estar pensando en competir en algunas áreas. Más bien hay que buscar complementarlas, es parte del acuerdo de voluntades que tenemos. Poner en la mesa lo que tenemos”, declaró el funcionario de San Luis Potosí.

La ratificación, en el Senado mexicano del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá abrirá las puertas a reglas más estrictas para la industria, por lo que la región deberá adaptarse a las nuevas reglas de origen que plantea el acuerdo trilateral y que radica en aumentar de 62.5% a 75% del valor de contenido regional para esta rama.

El sector automotriz contribuyó en el 2017 con 2.9% del PIB nacional y con 18.3% del manufacturero. Tiene injerencia en 157 actividades económicas del país, de las cuales 84 corresponden a la industria manufacturera y 73 a comercio y servicios, expuso la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz.

[email protected]