La inversión en infraestructura de calidad en el país se traduciría en la reducción de costos para las cadenas de suministros y por consiguiente para los consumidores, sostuvo el empresario Raúl Rocha Cantú, al urgir la necesidad de impulsar mejoras en ese sector.

Afirmó que los costos por tener malas infraestructuras, se traducen en altos precios.

“Si impulsamos el uso de infraestructura de calidad, habrá un acceso más competitivo para los consumidores de productos y esto impacta directamente en la economía, servicios de salud y educación”, mencionó Rocha Cantú.

Para mejorar directamente el impacto de la infraestructura en el Producto Interno Bruto (PIB), es indispensable implementar estrategias para acelerar las inversiones público-privadas.

“No sólo se trata de mejorar la infraestructura mediante la calidad de las herramientas y construcción, sino implementar estrategias para tener un respaldo político y económico más sólido, que trabaje para fortalecer los costos de la ciudadanía”, explicó el empresario.

Abundó que la conectividad en el transporte aumenta la efectividad de la logística, por lo que es necesario implementar acciones entre la iniciativa privada y el sector público.