La Aseguradora GNP reportó un incremento de 2.4 % en el número de casos de enfermedad renal con respecto a 2016, con lo que el pago por atención superó los 456 millones de pesos.

En la actualidad, la Insuficiencia Renal Crónica (IRC) afecta a más de 500 millones de personas en el mundo, de las cuales 75 millones son casos que se encuentran en etapas críticas, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En México, refirió la aseguradora, existen más de 10 millones de personas con algún tipo de enfermedad renal; se estima que cada año mueren cerca de 80,000 personas por este padecimiento y se detectan cerca de 40,000 casos nuevos, lo que convierte a las enfermedades renales en la quinta causa de muerte en el país.

Ante este panorama, en 2017 GNP atendió 4,103 casos de padecimientos renales, que equivalen al registro de 11 casos diarios, lo que representa un incremento de 2.45 % con respecto a los casos reportados el año anterior.

El pago por la atención de padecimientos de riñón fue superior a los 456 millones de pesos, de los cuales 44 % corresponde a casos presentados en tres ciudades: Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

GNP explicó que la insuficiencia renal se presenta cuando hay alteración en la función de los riñones, puede ser uno o ambos, afectando la filtración de toxinas del organismo, los cuales se pueden acumular de manera peligrosa, ocasionando el aumento de la presión arterial y alterando la producción de glóbulos rojos.

“Entre los principales tratamientos se encuentra la hemodiálisis, la cual puede realizarse durante varios años de manera estable y, en casos muy críticos, el trasplante renal, el cual también deberá llevar un seguimiento posterior para revisar la evolución del paciente”, señaló el subdirector médico de GNP Seguros, Alejandro Chías.

Aseguró que llevar un estilo de vida saludable puede ayudar a reducir el riesgo de padecer enfermedades renales; sin embargo, las enfermedades crónico-degenerativas no controladas como la diabetes y la hipertensión arterial, la obesidad y los altos niveles de colesterol, pueden contribuir al desarrollo de la afección renal.

Por ello, “es fundamental llevar un tratamiento adecuado de estos padecimientos con supervisión médica constante”, subrayó.