La inédita sanción (pérdida definitiva de la calidad de afiliado a Odebrecht y la negativa de registro a cualquier empresa de su grupo de manera permanente) que hizo la CMIC a la constructora brasileña por haber pagado sobornos en México ocurrió antes de que se hiciera pública el mes pasado.

Lo hicimos desde febrero y no lo andábamos anunciando. Actuamos como teníamos que hacerlo porque se incumplieron nuestros estatutos de buenas prácticas, luego salió a la luz y lo reconocimos , recordó el presidente del organismo empresarial, Gustavo Arballo.

El proceso estuvo a cargo de la Comisión de Honor y Justicia de la CMIC, integrada por ex presidentes nacionales, tardó un mes y medio, y pasó de la discreción a la felicitación de empresarios y organizaciones de la sociedad civil, nacionales e internacionales.

Nos han dicho: me da gusto que la Cámara actuara. Casualmente, la nota sale a la luz pública una semana antes de que yo viajara a Brasilia a una reunión de consejo con las 18 Cámaras de la construcción de América Latina y llevaba el tema a tratar en el consejo. Ahí nos felicitaron por lo que hicimos y algunas Cámaras nos manifestaron que están por hacer lo mismo. Fuimos los primeros , recuerda.

A diferencia de otros procedimientos que ha tenido la comisión que sancionó, el caso Odebrecht fue menos complicado por la confesión de sus directivos en un tribunal norteamericano respecto a la aceptación de sobornos en México.

Si no hubiera estado eso, el procedimiento se tardaría más o no sé qué hubiera pasado .

¿Qué hace la CMIC para poner filtros, porque el caso Odebrecht pasó hace tiempo, y evitar que en 10 años o menos escuchemos algo similar?

Desgraciadamente deberemos tener empresas que no puedan cumplir las buenas prácticas y a lo mejor están afiliadas a nosotros. Es difícil saber algo si no hay denuncia de por medio.