El miércoles a las 23:30 horas, se declaró desierta la licitación para seleccionar al gerente de proyecto en la construcción de la refinería de Dos Bocas, Tabasco, ya que las firmas y consorcios invitados a participar en el proceso presentaron propuestas que superaron en tiempo y gastos a las posibilidades del gobierno. Sin embargo, la refinería se construirá bajo la coordinación de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Secretaría de Energía.

“La licitación se declaró desierta por el incumplimiento a las propias bases que se emitieron para dicha convocatoria”, explicó está mañana en la conferencia presidencial Rocío Nahle, titular de Energía. 

Las empresas seleccionadas para participar en el concurso fueron: un consorcio conformado por la originaria de Virginia, Becthel y la italiana Techint; la estadounidense Jacobs en asociación con la australiana Worley Parsons; la estadounidense KBR y la francesa Technip, que retiró su propuesta antes de que el gobierno emitiera este fallo.

“Estaban pidiendo mucho, se pasaron de los 8,000 millones de dólares y en el tiempo de construcción", comentó al respecto el presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina.

Sin embargo, la construcción de esta megaobra iniciará de cualquier forma el 2 de junio y este año contará con un presupuesto de 50,000 millones de pesos por parte de Pemex en 2019, bajo la supervisión de la propia titular de Energía, quién despachará desde Villahermosa. 

"Se van a crear 100,000 empleos en la construcción y va a estar terminada para mayo de 2022. Me canso ganso", dijo el presidente López Obrador.

Según los planes gubernamentales, la refinería tendrá un costo superior a los 6,000 millones de dólares y será diseñada procesar crudo Maya de 22 grados API, que será petróleo pesado obtenido de los campos mexicanos, ya que en promedio las refinerías que componen hoy el sistema nacional están diseñadas para crudos más ligeros, de 32 grados API.

El primer mandatario insistió en que se tratará de una obra de contenido nacional, por lo que adelantó que visitará una vez por mes para supervisar el avance de la obra.

El gobierno ya cuenta con 566 hectáreas de propiedad federal donde se realiza el acondicionamiento del sitio. La refinería tendrá 17 plantas de proceso, además de plantas de energía eléctrica y servicio auxiliares, 93 esferas de almacenamiento, enlace con terminal marítima de Dos Bocas, enlace carretero, vía de ferrocarril, obras hidráulicas y de saneamiento.

[email protected]

 

Dos Bocas, uno de los grandes proyectos energético del gobierno de AMLO