El menor consumo interno y la baja demanda externa provocó que la caída de 19% en la producción de vehículos pesados en México durante febrero pasado, con el ensamble de 10,178 unidades que se traduce en el nivel más bajo de los últimos tres años, informó la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

Con esta baja, la industria dejó de producir 2,392 unidades, luego de que en febrero del 2020 el sector fabricó 12, 570 unidades.

“No es algo que estábamos esperando, esperamos no marque tendencia. Pero la producción es la suma de mercado interno y de exportación, por lo que esperamos que la exportación pueda soportar las cifras negativas que tenemos en el mercado interno”, confió Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de la ANPACT.

En conferencia de prensa virtual para presentar las cifras de la industria, comentó que la producción de vehículos de carga disminuyó 17.7% en febrero con 9,996 unidades; mientras que el ensamble de pasajeros se redujo 56.7% con solo 182 unidades en el segundo mes del 2021.

Esto se traduce que estamos teniendo una disminución en la demanda de nuestro principal destino que es Estados Unidos y también se está viendo afectado distorsionado el sector de pasaje con el distanciamiento social en EU, por eso el impacto que da impacto negativo”, sostuvo.

En cuanto al comportamiento de exportación reflejó caída de 15% en febrero, al enviar 8,907 vehículos pesados, lo que contrasta con las 10,500 unidades de igual mes del 2020. “Pero si lo comparamos con enero del 2021 (con 11,000 envíos), la caída en febrero es el 19%, por lo que esperamos no sea tendencia y confiamos en la recuperación”, destacó el presidente de la ANPACT.

“El mercado de vehículos pesados es un termómetro de la recuperación económica, ya que los vehículos fabricados por las 14 marcas asociadas a la ANPACT, contribuyen al dinamismo de diversos sectores esenciales para la economía, como lo son los sectores relacionados con la salud, alimentación, construcción, energía, agropecuario, turismo, entre otros”, resaltó.

Las ventas al mayoreo de vehículos pesados registraron 1,880 unidades, que comparadas con las 2,048 vendidas durante el mismo mes del año anterior, mostraron disminución de 8.2% contra igual periodo.

El rubro más afectado fueron las ventas de unidades destinadas al traslado de pasajeros, que cayeron 23.5% en febrero con respecto al mismo mes del 2020. En el caso de específico de las ventas de autobuses para transporte foráneo, cayeron 90% en el mismo periodo, acotó.

A decir de Elizalde, “para reactivar este sector, es crucial que existan los incentivos correctos y consistencia entre los requerimientos que establece la norma NOM-044 de SEMARNAT con la disponibilidad real de Diésel Ultra Bajo Azufre (DUBA) en todo el país, es decir que haya certeza energética, de lo contrario no habrá renovación vehicular”