La zafra del 2020 se estima que tendrá una reducción de 10%, respecto a la del 2019; debido a factores climáticos —sequía y heladas— y será de 5.7 millones de toneladas, informó Carlos Blackaller, presidente de la Unión de Cañeros de la Confederación Nacional de Productores Rurales.

En entrevista, comentó que la estimación que se tiene para este año es la más baja desde el 2012 cuando hubo una producción de 5 millones de toneladas en la producción de azúcar en el país.

Informó que el máximo que se alcanzó en la producción de azúcar fue en el 2013, con 6.9 millones toneladas; cifra superior en 17.3% del estimado para el 2020, “hoy, lo más importante es que logremos colocar y exportar la cantidad de azúcar que ha solicitado el gobierno de Estados Unidos, bajo los nuevos acuerdos; y que haya un equilibrio en la producción para evitar la caída en los precios”.

En ese sentido, informó que para la próxima zafra se autorizaron a nuestro país la colocación de 1 millón 563,000 toneladas. “Estados Unidos, conforme a los acuerdos de suspensión, garantiza a México 80% de su proyección asignada, la producción que tendrá Estados Unidos se redujo en alrededor de 301,000 toneladas, por condiciones climáticas adversas”.

Añadió que, pese a una reducción en la producción, México podrá cubrir el cupo que fue autorizado a la exportación, “el consumo nacional es de 4 millones de toneladas; “lo que nos da la posibilidad de exportar el remanente de la producción y cumplir con la cuota que fue autorizada por el gobierno estadounidense”.

Comentó que 68% de la superficie de caña se vio afectada por fenómenos naturales; impactando alrededor de 543,000 hectáreas en estados como San Luis Potosí, Tamaulipas, Veracruz, Quintana Roo, Tabasco y Campeche.

“El estado que tiene una mayor participación en el mercado nacional es Veracruz con 41%; y fue esta región la que sufrió una afectación en 332,186 hectáreas; no obstante, se tiene cubierto el mercado, y no habrá razón para que los precios vayan a afectar al consumidor”, detalló el dirigente de los cañeros.

Añadió que el 2020 será un reto para cumplir con la nueva normatividad relacionada con las especificaciones generales que deben cumplirse en el nuevo etiquetado frontal; para ello, el sector cañero ha propuesto que se maneje una diferenciación explícita para cuando se utilice azúcar o fructosa (elaborada con maíz transgénico). Para ello, dijo Blackaller, se está trabajando de manera coordinada con legisladores y grupos interesados para avanzar en el mejor etiquetado.

Por otra parte, destacó que la actividad de esta agroindustria abarca a 15 estados de la República Mexicana, en donde participan 51 ingenios azucareros y genera 504,000 empleos directos y en el PIB agrícola representa 13.83 por ciento.

pmartinez@eleconomista.com.mx