El comercio electrónico mantuvo su crecimiento a doble dígito durante el 2016; sin embargo, éste comienza a estabilizarse, pues su alza fue de 28.3% el año pasado, el resultado más bajo al menos desde el 2010 y ligeramente por debajo de 30% pronosticado por la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO).

El Estudio de Comercio Electrónico 2017 de la Asociación de Internet.MX (antes AMIPCI) informó que los ingresos en el comercio electrónico ascendieron a 329,850 millones de pesos durante el año pasado. El crecimiento de 28.3% significó una considerable desaceleración respecto al alza de 59% que se registró en el 2015.

“Lo que sucedió el año pasado es que hubo un crecimiento más allá del esperado por la llegada de Amazon, pero este año realmente lo que está pasando es estabilizar la aceleración que se tenía”, expresó Rodrigo Cerón, director de Mercadotecnia de comScore.

El Estudio de Comercio Electrónico 2017 desglosó que el gasto general en línea, excluyendo los viajes, fue de 6,920 pesos, siendo las categorías más vendidas: ropa y accesorios, descargas digitales, boletos para eventos, viajes y servicio de transporte.

El 67% de los compradores realizó compras en medios extranjeros, mientras 7% de las ventas de los retailers nacionales provino del extranjero. Navidad, Buen Fin y Hot Sale continuaron como las temporadas de mayor despunte en la compra electrónica, pero en esta ocasión, Hot Sale alcanzó un crecimiento de 54%, superando el Buen Fin (49 por ciento). Este año se realizó una encuesta a 50 jugadores del retail, quienes indicaron que 74% de sus ingresos tuvo origen en las tiendas físicas, siendo relevante que 13% dijo estar considerando cerrar sus unidades físicas.

piden definir FRAUDE ELECTRÓNICO

El dispositivo móvil fue la herramienta para realizar la compra en 94% de los casos, donde el conocimiento de las herramientas de pago digitales aumentó, liderado por PayPal, MercadoPago, y Visa Checkout. Asimismo, los pagos fuera de línea siguieron creciendo como una opción para los compradores por internet, los más usados fueron Oxxo y depósito bancario, una modalidad que ha dado impulso ante la desconfianza de colocar en línea los datos personales.

Julio César Vega Gómez, director de la Asociación de Internet de México, enfatizó que es necesario que se establezca de forma jurídica la definición de fraude electrónico, porque no todos los fraudes en internet son estrictamente electrónicos.