La desaceleración económica de México y el cambio de gobierno han impactado en la industria de línea blanca, lo que se reflejó en una caída de 7% en ventas durante el primer semestre de este año respecto al mismo periodo del 2018, explicó Juan Carlos Puente, presidente de la región Latinoamérica Norte (México, Centroamérica, Caribe y Norte de Sudamérica) de Whirlpool.

Sin embargo, a pesar de este bajo inicio de año, el directivo se mostró optimista. Confió en que las ventas se recuperarán en los próximos meses, por lo que espera un mejor cierre de año con la temporada de promociones como El Buen Fin y Navidad.

“Hemos vendido 7% menos que el año pasado en México, pero siempre en el primer año de un cambio de gobierno hay menor gasto público y eso conlleva a que haya menos construcción y menos venta de línea blanca”, dijo Puente.

“La desaceleración económica también se ha visto en la reciente caída en la confianza del consumidor y eso le ha pegado (a la industria), pero pensamos tener un semestre con crecimiento que ojalá logre compensar el primero que fue difìcil”, comentó el entrevistado.

Juan Carlos Puente dijo que Whirlpool seguirá con sus inversiones en México y muy enfocados en la innovación de productos para continuar en este mercado por los siguientes 100 años.

El fabricante mundial de línea blanca ha invertido más 80 millones de dólares en los últimos dos años, de este monto alrededor de 50% ha sido destinado en la innovación de productos como lavadoras, refrigeradores y estufas.

La otra mitad de la inversión será para la red de distribución logística tradicional y vía online.

El tercer nicho de inversión es para transformar toda su planta productiva para implementar la llamada manufactura 4.0 en México, con la que introducen tecnología para hacerlas más productivas y flexibles, buscando cero accidentes, cero desperdicios, cero inventario.

“La inversión que hacemos en las plantas para modernizarlas va a seguir, tenemos una visión 2020-2025 y obviamente cuando estemos cerca tener la 2025-2030 la inversión seguirá (...) Tenemos 107 años y obviamente vienen nuevas inversiones de producto para seguir con la cadena de innovaciones para conquistar a nuevos consumidores”, garantizó Juan Carlos Puente.

Whirlpool tiene en México cinco plantas de producción, tres están ubicadas en Apodaca, Nuevo León, en donde fabrican refrigeradores, lavadoras y plásticos. Otra en Celaya, Guanajuato, con la línea de producción de estufas, refrigeradores compactos y lavadoras semiautomáticas y una más en Ramos Arizpe, Coahuila, dedicada a la producción de refrigeradores dúplex.

Además cuenta con dos centros de tecnología en territorio nacional y de toda la producción en México el 70% es para exportación.

“Las inversiones están hechas para construir los siguientes 100 años, no el corto plazo”, dijo el directivo de la empresa para la región Latinoamérica Norte.