En 2021, con la recuperación de las economías, se espera que la industria de telecomunicaciones retome sus planes de inversión de capital y en este contexto, las inversiones a la construcción y manutención de redes de fibra óptica y la instalación de torres para atender el crecimiento del tráfico, serán los nichos de negocio que llamarían más la atención en este sector económico, estimó la firma Analysys Mason.

Los argumentos de Analysys Mason para poner en perspectiva positiva a los negocios de la instalación de tendidos de fibra y radiobases, se basan en que México, como el resto de América Latina, se encuentra rezagado en el despliegue de ese tipo de infraestructura respecto a América del Norte, donde se halla su principal socio comercial.

La infraestructura fija de telecomunicaciones de México se ha quedado rezagada frente a Estados Unidos y el crecimiento del tráfico ha tenido obstáculos para su desfogue. El rezago ha sido compensado parcialmente por la expansión de la infraestructura para el mercado móvil, que ha tenido mayores posibilidades de inversión por su propia dinámica de negocio.

Pero ante la explosión del tráfico móvil y aquél que se genera en hogares por nuevos hábitos, en 2021 será necesario acelerar los despliegues de infraestructura de fibra óptica y con esa acción, los operadores de telecomunicaciones tendrán que valorar algún tipo de alianza con actores financieros o fabricantes de equipos para avanzar con los despliegues y para que las nuevas redes fijas también funcionen como respaldo para el transporte del tráfico móvil.

“Esperamos ver una sólida cartera de acuerdos en el sector de la fibra en la región. La infraestructura de línea fija en América Latina se ha quedado rezagada con respecto a América del Norte, pero esto fue parcialmente compensado por la dinámica de los mercados móviles. Esto ya no es sostenible en mercados tan competitivos y se espera que los operadores busquen cada vez más socios financieros o estratégicos para financiar sus ambiciones de expansión de fibra. Esto allanará el camino para los jugadores de infraestructura de fibra pura al por mayor, que sin duda serán interesantes para los inversores acostumbrados a los concurridos mercados estadounidenses y europeos”, dijo Analysys Mason.

Por ello, desde no hace mucho algunos actores de esos segmentos iniciaron procesos de consolidación, como el caso de Centurylink que se combinó con Level 3 Communications, para convertirse en un nuevo actor del transporte de tráfico por fibra, como los casos de Marcatel, Telmex, Bestel, MCM o Axtel.

Otros actores también han comprado los negocios de terceros, sean en áreas geográficas o nichos de consumo, acciones que le sirvieron de paso para expandir sus redes fijas de fibra y como ejemplo están las historias de Megacable y Televisa, que por separado, compraron activos de infraestructura de Maxcom y Axtel para robustecer sus redes fijas.

“El panorama de torres en América Latina siempre ha sido muy animado con una larga lista de desarrolladores de torres que han ampliado sus carteras con el tiempo. La alta fragmentación de la mayoría de los mercados de torres ofrece oportunidades de consolidación para agregadores como ATC, SBA, IHS, Phoenix Tower International y Digital Colony, mientras que la alta demanda de nuevos sitios también crea un entorno favorable para el surgimiento de nuevas oportunidades que los inversores financieros utilizarán como plataformas de crecimiento”, agregó Analysys Mason.

Un ejemplo en este rubro es el caso de Telesites, que decidió ir a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) para levantar capital que le permita continuar con el despliegue de radiobases para mantener óptimo el transporte del tráfico móvil, pero también hallar nuevos sitios donde se necesite inversión para el despliegue de infraestructura de las redes de quinta generación (5G). Telesites creó aquí un fideicomiso con su socio financiero Actinver.

De acuerdo con la fabricante de equipos de telecomunicaciones Furukawa, México tendría un tendido de 410,000 kilómetros de redes sobre fibra óptica y durante el año 2016 la expansión de las redes creció a razón de 32,000 kilómetros por año. El país, dijo la empresa en una entrevista, requería todavía de cuando menos 50,000 kilómetros de red para sostener el arranque de la tecnología 5G en el corto plazo y para que la conectividad también avance hacia regiones apartadas de México.

En 2020, la pandemia de coronavirus complicó los planes de inversión de las empresas. Sólo en el segundo trimestre del año, las caídas fueron de 19% en Capex. Televisa, América Móvil y Axtel estuvieron entre las empresas con mayores impactos por la Covid-19.

kg