Derivado del paro de gaseros en la zona centro del país, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Ciudad de México, Armando Zúñiga Salinas, expuso que está en peligro la reactivación económica de la urbe.

El líder empresarial hizo un llamado a resolver el conflicto de manera inmediata antes de que se agraven los problemas en diversos sectores económicos locales, ya que estos dependen del gas LP; y advirtió que su desabasto podría provocar que surja un mercado negro. 

Por ejemplo, Zúñiga Salinas precisó que casi 40% del  transporte concesionado en la ciudad utiliza este tipo de energético, también lo usan los restaurantes, entre otras actividades.

“El Centro Empresarial de la Ciudad de México hace un llamado al gobierno federal, al Gobierno de la Ciudad de México y a los distribuidores de gas LP a conciliar sus posiciones para beneficio de los ciudadanos en particular y de la capital y el país en general, con el objetivo de continuar con la reactivación de la economía”, solicitó.

“Hoy estamos en grave riesgo frente al nuevo crecimiento de los contagios y muertes provocados por la pandemia Covid- 19, porque lo que menos necesitamos en este momento es otra crisis que pueda agravar aún más la situación”, reiteró el líder empresarial local.

Zúñiga Salinas sostuvo que en caso de que se extiendan las manifestaciones de los gaseros para evitar que el gobierno imponga de forma apresurada un tope al precio del carburante, se va a generar un mercado negro del combustible que será fatal para varios sectores de la economía, como son los servicios de restaurantes, transporte, hoteles, tintorerías así como los hogares de los capitalinos.

La Coparmex de la Ciudad de México reconoció que en el área de los comisionistas (los llamados cilindreros de gas LP, quienes llevan el producto directamente a los hogares y pequeños negocios) ha faltado regulación o “control” sobre la actividad que realizan, de modo que lo ocurrido, es parte de las consecuencias.

En ese sentido, el presidente de la Coparmex aseguró que como organismo empresarial están en contra de la informalidad, de los abusos y de que se tomen medidas apresuradas sin que se tengan alternativas consolidadas y se desconozcan los estudios de órganos como la Comisión Federal de Competencia, que estaba por concluir el correspondiente al precio del gas LP.

“El gas es un commodity, por tanto, su precio lo determina el mercado internacional. Y en México también lo debe determinar el mercado, de acuerdo con la región que nos encontremos como actualmente ocurre con el de la gasolina. La Coparmex ha sido, es y seguirá siendo convencida del libre mercado donde los oferentes y compradores determinen los precios”, recalcó.

“La experiencia en los años 70 de planificación central es que genera desabasto y encarece los precios de aquellos bienes que la autoridad gubernamental teóricamente busca reducir. Y a la larga, muy probablemente esta acción implicará transferencias de subsidios a la empresa de Pemex que se ocupará de la distribución al menudeo del producto y generará un hoyo más grande a las de por sí delicadas finanzas de la paraestatal”, agregó el empresario capitalino.

kg