La Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) alista nuevas bases de asignación de horarios de despegue y aterrizaje (slots) para aeropuertos saturados, en las que destacan nuevos procedimientos de transparencia, que garantizarán una correcta ejecución de los mismos, dijo Miguel Peláez, titular de la DGAC.

Luego de analizar el dictamen preliminar realizado por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) respondieron en tiempo y forma. Luego iniciará un periodo de análisis con ellos. A nosotros nos tocó trabajar en la parte de la normatividad , comentó Miguel Peláez.

En febrero, la comisión publicó el dictamen preliminar sobre la investigación a insumos esenciales en el mercado de la provisión de los servicios de transporte aéreo en el AICM (con declaratoria de saturación) y entre otras cosas, encontró que hay empresas que operan sin tener slots asignados y que algunas los operan fuera de tiempo, lo que obstaculiza la planeación de sus competidores.

El Economista publicó la semana pasada que las nuevas bases elaboradas por la DGAC (que eventualmente se deberán considerar en aeropuertos próximos a saturación: Cancún, Guadalajara, Monterrey y Tijuana) plantean la publicación en Internet de toda la información relacionada con los slots y que quienes no devuelvan a tiempo los que no vayan a usar, perderán sus prioridades de asignación.

A pesar de que el documento actualmente está dado de baja, Peláez aseguró que en breve se publicarán las bases, en las que se establecen muchos de los mecanismos que ya aplica el AICM, como el Plan de Vuelo con Slot Autorizado (Plansa) y el Sistema de Monitoreo, Administración y Regulación del Tránsito Aéreo (Smart). La idea es generar las bases que permitan el desarrollo equilibrado para todas las aerolíneas , refirió. El titular de la DGAC también recordó que este año se podría hacer una nueva declaratoria de saturación en el AICM.

Interjet y convenio bilateral

El presidente ejecutivo de Interjet, Miguel Alemán Magnani, consideró que es fundamental revisar la infraestructura aeroportuaria de México para poder tener el beneficio esperado de mayor conectividad que plantee el nuevo convenio bilateral con Estados Unidos.

Claro que es importante saber lo que tenemos, porque en un aeropuerto saturado, los beneficios pueden ser menores, por eso es tan relevante para la industria que entrara la Cofece a reestructurar los slots, porque de ahí se generarán áreas de oportunidad para todas las empresas , comentó.

En relación con su posible regreso a la Cámara Nacional de Aerotransportes, Alemán Magnani, lo descartó. Hasta ahora hemos venido operando muy bien, defendiendo los intereses de la industria y hemos tenido mejores resultados estando afuera que cuando estábamos adentro (por ejemplo, en la asignación de espacios en el nuevo aeropuerto, que está en construcción) , agregó.

Sobre sus operaciones en Estados Unidos, que están restringidas por el actual convenio aéreo con ese país, recordó que llegan a Miami, Nueva York, Dallas, Houston, San Antonio, La Vegas y Los Ángeles, y que sí desean conectar más ciudades, pero están en análisis.

Nuevas reglas

Las nuevas bases de la DGAC son complementarias a la ley de aeropuertos y su reglamento, así como a la ley de aviación civil y su reglamento, por lo que el Comité de Operaciones y Horarios de cada terminal se encargará de la asignación de slots atendiendo a que:

  • El administrador aeroportuario condicionará a los transportistas aéreos la posición de estacionamiento o la salida de una aeronave, hasta que tenga asignado un slot.
  • Los slots no son objeto de comercio al no tener un valor económico determinado para el administrador.
  • Se asignarán slots de largo plazo de temporada (verano o invierno) por prioridad a aquellos transportistas que hayan ocupado cuando menos 85% de los slots de la temporada similar anterior y cumplieron con los porcentajes de puntualidad.
  • Los slots devueltos pasarán a formar parte de una reserva y serán asignados a otros transportistas que los soliciten.
  • Los slots se podrán cancelar con al menos 20 días de anticipación a la fecha prevista para su ocupación o en cualquier momento por causas no imputables a las empresas.

Los aeropuertos saturados deberán publicar en sus sitios de Internet:

  • La normatividad relacionada con la asignación y uso de los slots.
  • Las recomendaciones del Comité de Operaciones y Horarios que sean comunicadas al administrador aeroportuario.
  • Los slots asignados y los disponibles.
  • El porcentaje de cumplimiento de los slots asignados indicado por el Subcomité de Demoras.
  • Las cancelaciones, cesiones e intercambios de slots que se realicen durante la respectiva temporada.
  • La lista de devoluciones de slots.
  • El administrador hará públicas las estadísticas de cumplimiento y causalidad de las demoras de cada uno de los operadores aéreos.

Aeroméxico supera 40% de operación en el AICM: Cofece

En su dictamen preliminar de investigación sobre slots, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) refirió que durante todo el periodo del 2010 al 2014, Grupo Aeroméxico mostró la mayor participación en el mercado en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) en términos absolutos, ya sea medida tanto por número de vuelos como por el número de pasajeros.

Durante el 2014, de 87.8% del total de vuelos operados en el AICM, Aeroméxico tuvo una participación de 46.9%, Interjet de 20.4%, Volaris con 7.8%, VivaAerobus con 3.5%, Aeromar con 7.6% y Magnicharter con 1.6 por ciento.

Por lo anterior, la empresa ha reiterado que su negocio depende significativamente de las operaciones en ese aeropuerto. A pesar de que no se han mencionado las fechas en que la comisión dará a conocer su dictamen final, Grupo Aeroméxico ya informó a sus accionistas (en su reporte anual del 2015) que un resultado desfavorable derivado de la investigación de la Cofece podría afectar significativamente la capacidad de operar el negocio, la capacidad de mantener el número y calidad de las operaciones que se efectúan actualmente, afectar planes futuros o su posición competitiva y la capacidad para reaccionar ante la competencia.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx