La Ciudad de México, Estado de México, Nuevo León y Jalisco, son las entidades en el país que concentran al mayor número de trabajadores subcontratados de manera formal, mientras Colima y Tlaxcala son los estados que tienen al menor numero de trabajadores bajo el esquema de outsourcing.

De acuerdo con información del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la Ciudad de México reporta 3.6 millones de trabajadores formales, de los cuales 798,205 son trabajadores tercerizados, es decir, la subcontratación tienen representa 22.1% de la población con empleo formal.

En el caso del Estado de México, de acuerdo con datos oficiales, se tiene un registro de 344,404 trabajadores bajo esquemas de tercerización; mientras que Nuevo León cuenta con 288,687; y Jalisco, reporta 253,143.

De acuerdo con especialistas, este sector debe tener reglas más claras en la subcontratación, misma que se encuentra en la Ley Federal del Trabajo desde 2012, pues hasta ahora se siguen presentando personas y empresas que se aprovechan de las lagunas de la legislación para eludir los costos fiscales y sacar ventaja sobre las instituciones y los empleados.

“Las empresas que operamos con parámetros de calidad, observamos que la tercerización es una alternativa útil para las empresas; sin embargo, es lamentable que se sigan presentando malas prácticas que tienen como fin evitar el pago de las aportaciones a la seguridad social”, señaló Victor Chávez, socio director de Grupo Human.

Con un outsurcing malo se les quitan la posibilidad de tener seguridad social o acceder a un crédito.  Estas prácticas erróneas  derivan en problemas de imagen para la industria y generan empleo precario, dijo la senadora Freyda Marybel Villegas Canché.

Revisión en la LFT

Para cerrar los recovecos que existen en la ley, se ha propuesto la reforma el Artículo 15C de la Ley Federal del Trabajo, haciendo que la empresa contratante de los servicios cheque a la empresa contratista para que cumpla con todas las disposiciones legales y certificaciones establecidas en las normas que regulan el funcionamiento de empresas subcontratistas y sus beneficiarios.

Añadió que hay una preocupación real de las empresas de tercerización, pues es indispensable que se avance hacia una adecuada instrumentación, ya que entre las ventajas que tiene la subcontratación se cuentan: apoyan la disminución del empleo informal; y les proveen de información de malas prácticas y asesoría en material legal y fiscal a las organizaciones.