La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) consideró los cambios del acuerdo para modificar los términos de estricta separación legal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) podrían poner en riesgo las condiciones de competencia y libre concurrencia en la industria eléctrica del país.

En enero de 2016, la Secretaría de Energía (Sener) publicó los términos para la estricta separación legal de la CFE. En éstos definió la separación vertical entre cada uno de los eslabones de la cadena (generación, transmisión, distribución y comercialización) y la separación horizontal de los activos de generación de la CFE en seis empresas productivas subsidiarias.

Para la Cofece, esta separación incentivaba a las seis subsidiarias de generación en que quedó dividida la empresa a ser más eficientes y productivas, pues la dinámica de competencia entre ellas y otros generadores las motiva a utilizar tecnologías de generación que les permitan ofrecer electricidad al menor costo posible. A esto se agregan beneficios de transparencia en la gestión de recursos de las mismas, la promoción de la inversión y se disminuyen los incentivos para aplicar subsidios cruzados.

Sin embargo, la Secretaría de Energía de la presente administración publicó el 2 de marzo para su consulta en la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria y con exención de manifestación de impacto regulatorio, un acuerdo en el cual se modificaron estos términos que bien podrá concluir en unir nuevamente en una sola gran subsidiaria a las seis empresas de generación, dándole además prerrogativas para la transmisión y distribución de la energía y permitiendo la integración de la actividad de comercialización con el resto de la empresa.

“El Acuerdo de marzo de 2019 compromete la separación horizontal y vertical de CFE, lo que podría resultar contraproducente para la eficiencia de la industria eléctrica en su conjunto y, por lo tanto, perjudicial para los usuarios del servicio”, aseguró el regulador en competencia.

La integración legal, o incluso funcional, de las generadoras de la CFE, como lo permitirá el acuerdo, podría propiciar la creación de una o pocas empresas de generación con poder de mercado, alertó la Cofece. Esto comprometería la competencia en este eslabón debido a que podría favorecer la aplicación de subsidios cruzados entre plantas dentro de una misma empresa de generación que permitieran el sostenimiento de plantas menos eficientes, y podría generar incentivos para actuar de manera anticompetitiva, restringiendo la capacidad disponible de electricidad en plantas más eficientes para lograr el despacho de plantas menos eficientes.

Por otra parte, el regulador sostuvo que  la separación vertical entre los eslabones de distribución y comercialización busca propiciar el acceso parejo a la red eléctrica de todos los participantes de la industria (principalmente los nuevos generadores) y fomentar la existencia de múltiples suministradores calificados de energía eléctrica, adicionales a la CFE, que ofrezcan a los grandes usuarios las mejores condiciones posibles en la contratación del servicio.

“Comprometer la separación vertical, como lo permite el Acuerdo, podría: desincentivar a CFE para expandir la infraestructura de interconexión en el eslabón de Distribución con lo que se limitaría la entrada de nuevos suministradores calificados con posibilidad de competir en el eslabón de comercialización y afectar el acceso equitativo a las redes generales de distribución para que terceros y las subsidiarias de CFE puedan participar en las mismas condiciones en la generación y comercialización”, aseguró la Cofece en su opinión.

Afectaciones a CFE sin separación, justificó Sener

La justificación de la Secretaría de Energía para llevar a cabo estas modificaciones se basa en que la disponibilidad de las centrales de generación de CFE pasó de 86.65% en 2015, a 76.89% en 2018, lo que obligó a despachar a centrales más costosas; por su parte, la eficiencia térmica neta pasó de 33.90% a 33.45% en este mismo periodo, lo que incrementa directamente el costo variable de su generación.

Además, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) señaló que cuatro de las empresas productivas de generación “no estuvieron en condiciones de ser rentables ni de generar valor económico y rentabilidad para el Estado”, vulnerando lo dispuesto en el artículo 134 Constitucional, además de que “la estrategia de administración del portafolio de centrales eléctricas de cada empresa no repercutió en la generación de energía al mejor costo, además, las estrategias de optimización de éstas no se sustentaron en la eficiencia para generar energía al menor costo…”.

Por tanto, la forma como ha operado dicha separación legal en materia de eficiencia y de optimización en la adquisición de combustibles a menor costo no ha funcionado, ya que los costos se han incrementado, lo que va en contra del espíritu del contrato de cobertura legado entre las centrales de generación de CFE y Suministro Básico que se plasmó en el Transitorio Décimo Noveno de la Ley de la Industria Eléctrica que a la letra dice: “los Contratos de Cobertura Eléctrica a que se refiere este artículo se asignarán para la reducción de las tarifas finales del Suministro Básico”, asegura la Secretaría de Energía en el Acuerdo que puede ser publicado en cualquier momento, ya que la CFE tenía como plazo el 2 de mayo para presentar a la Secretaría de Energía su propuesta de reasignación de activos y contratos de generación en las subsidiarias y filiales que considere que contribuyen de mejor manera a la eficiencia.

[email protected]