La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que la subutilización de la fuerza de trabajo tiende a acentuarse y supera ampliamente la del desempleo, ante un mayor desajuste de la oferta y la demanda de la mano de obra.

En su reciente informe “Perspectivas Sociales y del Empleo en el Mundo–Tendencias 2020”, la OIT reveló que la subutilización total de la fuerza de trabajo es más del doble que el desempleo, y afecta a más de 470 millones de personas en todo el mundo.

Además el desajuste entre la oferta y la demanda de mano de obra se extiende mucho más allá de los 188 millones de desempleados en todo el mundo en 2019. “Otros 165 millones de personas tienen empleo, pero desean trabajar más horas pagadas. Además, alrededor de 120 millones de personas no están clasificadas como desempleadas, pero están marginalmente vinculadas al mercado de trabajo y podrían encontrar empleo en un futuro próximo”, detalló el informe.

Cabe destacar que más de 470 millones de personas en todo el mundo carecen de un acceso adecuado al trabajo remunerado como tal o se les niega la oportunidad de trabajar el número de horas deseado. “Estas conclusiones muestran el valor de una comprensión y una medición más completas de la subutilización en el mercado laboral, además de la medición tradicional de la tasa de desempleo”.

Se mantendrá escasez de talento

Además, la OIT estima que la escasez de puestos de trabajo continúe en un futuro próximo. La tasa de desempleo mundial se situó en el 5.4% en 2019 y se prevé que no varíe esencialmente en los próximos dos años. “Esto significa que la disminución gradual de la tasa de desempleo observada entre 2009 y 2018 parece haberse detenido. Asimismo, se prevé que la tasa combinada de subutilización de la fuerza de trabajo se estabilice ligeramente por encima del 13 por ciento”.

La reducción del empleo está relacionada con una desaceleración de la actividad económica mundial, especialmente en el sector manufacturero. Dado el alto nivel de incertidumbre sobre la forma en que las tensiones comerciales y geopolíticas de los próximos años incidirán en la confianza de las empresas y los consumidores y, por consiguiente, en la creación de empleo, es difícil predecir cómo evolucionarán las diversas medidas de la infrautilización de la fuerza de trabajo.

kg