Tras quedar plenamente satisfechos con el nuevo acuerdo sobre el acero y el aluminio, los gobiernos de México, Estados Unidos y Canadá acelerarán su cabildeo para la ratificación del nuevo acuerdo comercial de Norteamérica con los legisladores demócratas de la Cámara de Representantes.

El viernes, las tres naciones anunciaron un acuerdo para eliminar los aranceles de Estados Unidos sobre esos metales, las tarifas de represalia por parte de sus dos vecinos y los litigios relacionados en la Organización Mundial de Comercio, además de establecer un monitoreo mayor en el sector siderúrgico regional.

El miércoles previo hubo una reunión entre Nancy Pelosi, la líder de la Cámara de Representantes, y Robert Lighthizer, titular de la Representación Comercial de la Casa Blanca (USTR, por su sigla en inglés), en la que abordaron la aprobación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y el preacuerdo sobre el acero y el aluminio con México.

“Creemos y esperamos que (el pacto regional siderúrgico) tenga un impacto favorable a la dinámica del T-MEC. ¿Cuál es el impacto? Bueno, nosotros hemos dicho que aspiramos a que la ratificación se logre antes del receso legislativo de Estados Unidos, el receso de verano”, comentó Jesús Seade, subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Como parte del proceso de ratificación, Lighthizer debe mandar al Congreso una declaración de acciones administrativas (un resumen de los cambios que implica el T-MEC) y Pelosi debe dar luz verde al inicio de la discusión. Luego, la Casa Blanca requiere mandar otro documento, la legislación de implementación (los cambios derivados a las leyes estadounidenses) y finalmente un tercer documento, el texto íntegro del T-MEC, para su votación.

“Si no se ratifica, ya será después del verano, y allí la opinión de todos los observadores, y nosotros concordamos, es que se pondría mucho más difícil el debate porque ya se politiza mucho la cosa por las elecciones estatales de noviembre”, añadió Seade.

La Cámara de Representantes entrará tentativamente en receso a partir de la última semana de julio y el Senado desde la primera semana de agosto, mientras que ambos cuerpos legislativos retomarán sus trabajos en la segunda semana de septiembre.

“Para mí, un plan B satisfactorio es que la Cámara Baja logre aprobar a fines de julio (el T-MEC), aunque todavía quede el Senado para después. Eso no sería tan grave, porque el Senado sí tiene una clara disposición de aprobarlo”, consideró el viernes Seade, en conferencia de prensa.

En Canadá, Chrystia Freeland, ministra de Relaciones Exteriores de ese país, anunció que el gobierno canadiense quiere ratificar “a toda máquina” el T-MEC.

“Siempre hemos dicho muy claramente que, mientras se aplicaran esos aranceles, nos resultaría muy difícil avanzar hacia una ratificación”, dijo Freeland el sábado, en una entrevista para la radio pública CBC.

Finalmente, Luz María de la Mora, subsecretaria de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, precisó que los aranceles estadounidenses al acero y el aluminio fueron eliminados a partir de este domingo 19 de mayo y que México quitará las tarifas de represalia a partir de este lunes.

Se despeja camino para nuevo pacto trilateral

Industriales del acero y del aluminio celebran acuerdo

La Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) y la Cámara Nacional de la Industria del Aluminio (Canalum) celebraron el acuerdo siderúrgico divulgado este viernes entre México, Estados Unidos y Canadá.

El convenio se produjo cuando está por iniciar el proceso de ratificación del nuevo tratado comercial entre las tres naciones (T-MEC), que sustituiría al Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

“Éste es un paso firme y muy positivo para la industria de toda la región y un gran avance hacia la firma del nuevo T-MEC”, dijo la Canacero.

Por su parte, la Canalum expuso que el acuerdo “encausa de manera correcta y fortalece las relaciones entre países amigos y socios comerciales”, además de que quita un obstáculo para la ratificación del T-MEC.

También el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) destacó el acuerdo sobre el acero y el aluminio. “Se trata de un paso adelante para el libre comercio en la región de Norteamérica, y un elemento que favorecerá la ratificación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC)”, dijo.

Añadió que seguirá trabajando en conjunto con las autoridades, legisladores y sus contrapartes de Estados Unidos y Canadá para alcanzar una pronta ratificación del T-MEC, el cual fomentará, dijo, la competitividad, el desarrollo y el empleo en los tres países.

A su vez, el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), Francisco Cervantes, felicitó al gobierno federal por el acuerdo para eliminar los aranceles impuestos al aluminio y el acero.

“La industria mexicana celebra este esfuerzo que significa un paso firme para la ratificación del T-MEC”, escribió Cervantes en su cuenta de Twitter. (Roberto Morales)

[email protected]