La promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador para generar 2 millones de empleos quedará “muy lejos” de concretarse al cierre de este año, afirmó el sector privado, al argumentar que apenas se han logrado recuperar 500,000 empleos.

El optimismo del gobierno federal sobre la situación económica podría generar confusión entre los inversionistas, por lo que el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) demandó enviar discursos congruentes, “realistas y responsables”, además de que se implementen políticas de apoyo con recursos suficientes para atender la emergencia económica y sanitaria.

“El presupuesto propuesto y aprobado implica una reducción a la función Salud y no contempla recursos para la compra y distribución eventual de la vacuna contra la Covid-19, mientras que los programas sociales y de inversión incluidos fueron diseñados antes de que la pandemia se presentara”, reprochó el organismo privado.

Bajo el discurso de que la “economía comienza a crecer”, al permitir recuperar 500,000 empleos formales (asegurados al IMSS), y anticipar que para marzo próximo se habrá logrado recuperar los empleos perdidos por la pandemia, el gobierno plantea un escenario optimista que puede inhibir la inversión y el crecimiento.

Y es que dicho panorama de recuperación implicaría la creación de 500,000 nuevos puestos de trabajo formales para los próximos cinco meses. “Evidentemente, esto está muy lejos del pronóstico o promesa del Presidente que entre abril y diciembre se crearían 2 millones de nuevos empleos”, señaló el organismo.

El CEESP ha sido insistente en evitar que el discurso del gobierno federal genere confusión y con ello en ocasiones desconfianza e incertidumbre, lo que tarde o temprano puede inhibir la inversión y el crecimiento.

“Es natural que la comunicación de la política económica sea optimista, pero también debe ser realista y responsable”, demandó.