El presidente Andrés Manuel López Obrador, empresarios y funcionarios federales celebraron la aprobación y el inicio de la implementación de la Ley de Confianza Ciudadana, siendo la escuela primaria Huitzilopochtli, ubicada en Iztapalapa, la primera entidad en recibir la constancia del Padrón de Confianza Ciudadana de la Secretaría de Economía (SE).

El registro, que arrancó de manera oficial este miércoles, impulsará la colaboración entre el sector privado y el gobierno federal, destacó Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE). “La confianza es la materia prima de la colaboración y prosperamos cuanto más colaboramos entre nosotros”, dijo en Palacio Nacional.

Por su parte, el mandatario mexicano señaló que lo que busca esta ley es que todos asuman la responsabilidad como buenos ciudadanos, que el empresario, el contribuyente, el ciudadano no sea visto como un delincuente en potencia.

Agregó que es un paso para luchar contra la corrupción, pues evita que no haya inspectores de vía pública, que no se dé pie a la extorsión, a la mordida, al moche y que el dueño de un establecimiento comercial, de una empresa, manifieste que conoce de su responsabilidad y que se compromete a cumplir lo que establecen los ordenamientos legales y que, de esa manera, con una simple manifestación de decir verdad, ya no sea molestado y no sea extorsionado.

Asimismo, César Hernández Ochoa, titular de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer), detalló que el proceso de inscripción al Padrón de Confianza Ciudadana consta de pocos pasos; el llenado de un formulario, en el formulario son tres campos básicamente los que se capturan: el nombre, si es una empresa, el representante legal, el domicilio, la actividad económica a la que se dedican.

El siguiente es la firma de un manifiesto de cumplimiento, para después obtener una constancia de registro.

“El sistema está hecho también para que en la parte de información adicional la gente nos pueda reportar si enfrenta problemas de corrupción con inspectores, problemas de trámites muy engorrosos”, agregó Hernández Ochoa.

Señaló que el portal y manifiesto no son para fiscalizar, sino para darle la oportunidad al ciudadano de expresar su voluntad y su conformidad con la ley.

Mientras que Graciela Márquez, secretaria de economía, expresó que el Padrón Único de Confianza Ciudadana va a permitir tener mejores perspectivas para la actividad económica, pero sobre todo dar a conocer a los empresarios, a los ciudadanos, que las inspecciones, la mayor parte de las inspecciones pasarán ahora a ser un asunto de buena fe, “del buen comportamiento de empresas, del buen comportamiento de ciudadanos, y que aquellos que cumplan con esas obligaciones que tienen sean reconocidos”.

[email protected]