Lentamente, Grupo Aeroméxico reanuda operaciones. A partir de este lunes realizará, en promedio, 90 operaciones por día, el 15% de las 600 que tenía antes del inicio de la pandemia del Covid-19. Reapertura de rutas e incremento de vuelos marcan el inicio de la nueva normalidad.

Durante mayo, Aeroméxico y Aeroméxico Connect llegaron a tener en el momento más crítico 60 operaciones diarias utilizando 75 aviones (de una flota de 130, las más grande del país) que se rotaban, entre ellos los Boeing 787 Dreamliner que transportaron equipo médico desde China.

“Nuestros equipos están listos para volar, son seguros. Los aviones están activos y no vemos ningún tipo de restricción para incrementar operaciones de acuerdo a la planeación anunciada, que inicia este mes, sino más”, afirmó el vicepresidente de Mantenimiento e Ingeniería del grupo, Jorge Luis Jácome Armida.

El avance mundial del Covid obligó al cierre de fronteras internacionales y detonó una caída sin precedente en la demanda doméstica e internacional. Miles de aviones tuvieron que permanecer en tierra.

Aeroméxico tomó la decisión de “meter” a programas de mantenimiento mayor el 40% de sus equipos y utilizar el resto con los mantenimientos requeridos por fabricantes y autoridades. La decisión del gobierno federal de no suspender operaciones comerciales de pasajeros voló a favor de su plan. Las aeronaves todavía pernoctan en 14 aeropuertos del país, entre ellos lo de: Monterey, Guadalajara, la Ciudad de México, Chihuahua, Veracruz, Querétaro o Bajío.

“Hubo flotas que metimos a preservación de largo plazo (en los talleres MRO) y otros en están en preservación activa. Los segundos los puedo habilitar entre 24 y 48 horas para volar y los primeros el plazo puede ser de entre cinco y siete días. En ambos casos cumpliendo con todos los requisitos”, agregó el encargado de mantenimiento.

A su cargo, Armida tiene un equipo técnico de 2,000 personas que suman una antigüedad promedio de 22 años, lo que le genera la certeza en la aplicación de rigurosos protocolos.

Sin embargo, la baja actividad obligó al grupo a sumarlos a un programa de descanso alternado. Actualmente, en el AICM, su principal centro de operaciones, laboran entre 700 y 800 técnicos brindando atención de los aviones. “Tener el personal técnico para que el avión esté en condiciones de aeronavegabilidad es un costo muy relevante. La decisión de la aerolínea es mantener el 100% de la planta técnica”, señaló.

[email protected]