Adidas planea cerrar fábricas robotizadas en Alemania y Estados Unidos que había instalado para acercar la producción a los clientes, al asegurar el lunes que desplegar parte de esa tecnología en Asia sería "más económico y flexible".

Las fábricas fueron parte de una campaña de la firma alemana por satisfacer la demanda de entregas más rápidas en sus principales mercados y para contrarrestar el aumento de los salarios en Asia y los mayores costos de envío. Originalmente planeaba crear una red global de plantas manufactureras similares.

El fabricante de indumentaria deportiva no entregó detalles sobre por qué cerrará las costosas instalaciones.

 

Adidas comenzó en 2016 a producir principalmente zapatillas hechas por robots en su "Speedfactory", en la ciudad sureña de Ansbach, cerca de su sede bávara, y abrió otra cerca de Atlanta al año siguiente.

Fundada por el zapatero alemán Adi Dassler en 1949, Adidas ha trasladado la mayor parte de su producción de Europa a Asia y ahora cuenta con más de 1 millón de trabajadores en fábricas con empleados subcontratados, particularmente en China y Vietnam.

Sin embargo, Adidas dijo el lunes que la producción en sus fábricas de Ansbach y Atalanta se suspendería a más tardar en abril de 2020, ya que se está centrando en el uso de su tecnología pionera para producir calzado en dos de sus proveedores en Asia.

Los proveedores usarían las nuevas técnicas para hacer una gama más amplia de productos, no solo zapatillas, en un menor tiempo de producción, mientras Adidas sigue probando procesos fabriles en el llamado adiLab, ubicado en la ciudad alemana de Scheinfeld.