El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, y la comisaria de Comercio de la Unión Europea, Cecilia Malmström, sostuvieron este martes una conferencia telefónica en la que convinieron acelerar la negociación para modernizar el Tratado de Libre Comercio Unión Europea-México y el bloque europeo (TLCUEM), en vigor desde el año 2000.

Posicionaremos nuestras relaciones comerciales de lleno en el siglo XXI. Seremos capaces de impulsar el crecimiento y la competitividad de nuestras empresas; ello permitirá ampliar las opciones de consumo y empleo para ambas partes.

Juntos hemos visto con preocupación el actual ascenso del proteccionismo alrededor del mundo; como socios que comparten una visión, defendemos el principio de una cooperación global y abierta. Ahora que nos encontramos en una fase avanzada de nuestro trabajo conjunto para profundizar el comercio entre ambos lados, aceleraremos el ritmo de las negociaciones para obtener sus beneficios lo más pronto posible , dijeron en un comunicado.

Guajardo y Malmström acordaron las fechas para las dos próximas rondas de negociación, a celebrarse del 3 al 7 de abril, en Bruselas y, del 26 al 29 de junio, en México.

De igual modo, convinieron reunirse en la Ciudad de México, entre estas fechas, con el propósito de evaluar el trabajo de los equipos negociadores y avanzar en el proceso de modernización del TLCUEM con miras a concluirlo en el 2017.

De enero a octubre del 2016, México importó productos por 34,942 millones de dólares, mientras que sus exportaciones a ese bloque comunitario fueron por 15,749 millones de dólares, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía.

El gobierno de la Unión Europea ha comunicado que negociará la ampliación del TLCUEM sobre la base de los contenidos de otros tratados comerciales que se negocian o están en curso de aprobación.

Ambas partes manifestaron que en el rubro de servicios e inversiones desean un enfoque ambicioso que se basará en los logros del Acuerdo sobre Comercio y Servicios, el cual negocian la Unión Europea, México y otras 21 economías.

En un reporte sobre la primera ronda de negociaciones para modernizar el TLCUEM, la Comisión Europea refirió que México quiere abordar las cuestiones de anticorrupción, así como de comercio y desarrollo sostenible, sobre lo pactado en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés).

Respecto a los obstáculos técnicos al comercio y la coherencia regulatoria, estuvieron de acuerdo en el objetivo de construir un ambicioso capítulo tomando en consideración las disposiciones del acuerdo en la materia de la Organización Mundial de Comercio y los tratados de libre comercio firmados recientemente por México y la Unión Europea.

rmorales@eleconomista.com.mx