La española Abengoa se apresta a entrar al mercado eléctrico local con el desarrollo de un proyecto de energía solar que le permitirá ofrecer condiciones que para los grandes clientes, especialmente las mineras, hace tiempo escasean: precios fijos y estables en el tiempo, sin traspaso de riesgos propios del negocio de generación y en un esquema de contratación de largo plazo.

Esos son los pilares del modelo que la firma hispana está usando para comercializar la producción de su primer proyecto de generación en Chile, una planta solar que tendrá una capacidad de 110 MW y utiliza tecnología de concentración solar que tiene características de costo y operación que son compatibles con los patrones de consumo de grandes consumidores eléctricos como las mineras.

La compañía viabilizó este primer proyecto al adjudicarse hace algunas semanas una licitación pública impulsada por el Ministerio de Energía y Corfo lo que le permitirá cubrir la mitad de la inversión de la iniciativa, que bordea los ?1,000 millones de dólares. La firma recibirá un subsidio de hasta 20 millones de dólares proveniente de la entidad de fomento y la concesión del terreno fiscal en la Región de Antofagasta donde se instalará la unidad.

Adicionalmente, el gobierno gestionó un financiamiento con entidades como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Clean Tecnology Fund, el Banco de Desarrollo alemán (KFW) y la Unión Europea.

VIABILIZAR LA ENERGÍA SOLAR?

Pese a que en Chile hay ?5,337 MW en proyectos solares con permisos ambientales, muy poco se ha concretado. De hecho, de acuerdo con cifras del Centro de Energías Renovables, solo hay ?6,7 MW en operación, mientras que otros ?128 MW están en construcción.

El alto costo de la tecnología y un período de generación acotado en el caso fotovoltaico a las horas en que hay sol, lo que no se ajusta los requerimientos constantes de clientes como las mineras, han reducido la competitividad de esta tecnología.

Sin embargo, el modelo desarrollado por Abengoa despeja varias de estas limitaciones, pues el sistema de almacenamiento permite que sus plantas funcionen prácticamente las 24 horas.

La planta tendrá un costo variable de operación muy bajo, menos del 10% del costo total, porque el combustible viene del sol. Por lo tanto, será despachada en base en el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING). La mayor parte del costo total viene por el lado de la amortización de la inversión , dicen en la empresa.

Al ofrecer una tarifa fija indexada sólo a la inflación un cliente privado puede planificar su horizonte de costo de la energía con absoluta independencia del precio del carbón, gas natural licuado, o diésel. Para un cliente que tiene un proyecto de largo plazo, el precio de la energía será un dato y no una variable o un factor de riesgo adicional .

SOCIEDAD COMERCIALIZADORA?

El modelo de negocio considera que la central entregará su energía a una sociedad comercializadora que venderá a los consumidores finales o en el mercado spot y en la cual Abengoa participa, aunque el control está en un fondo de inversión, que tiene patrimonio propio y es gestionado, entre otros por el BCI.

Este primer proyecto será el rompe hielos para un camino definitivo para que las energías renovables sean una alternativa real en la matriz energética Chilena , explican y añaden que miran con interés el proyecto de interconexión entre el SIC y el SING, pues considerando que la planta entraría en operación en 2017, podrían participar en la licitación de suministro para distribuidoras que inician su abastecimiento a partir del año 2019.

CAPTURAR LA ENERGÍA

En el proyecto que impulsan en Chile, la torre tendrá 243 metros de altura y en la parte superior contará con un receptor de la luz solar que incide sobre los espejos que estarán distribuidos en forma circular alrededor de ella.

GENERAR ELECTRICIDAD

Una turbina convencional de 110 MW de capacidad producirá la electricidad a partir del vapor que se obtendrá con el calor que transferirá el receptor de la torre. Además, en las horas en que no hay sol, la central usará el calor que será almacenado.

ALMACENAMIENTO TÉRMICO

En tanques como éste se almacenará el calor que servirá para producir el vapor que moverá la turbina cuando no hay sol. En la planta que se construirá en Chile este sistema tendrá una autonomía superior a las 17 horas.

CAMPO DE ESPEJOS

En la planta que estará en María Elena (Región de Antofagasta) se necesitarán 10,600 espejos, cada uno con una superficie de 140 metros cuadrados, que serán dispuestos en un área circular de unos 3.5 kilómetros y la torre estará al centro de este campo.

PARTICULARIDADES TECNOLÓGICAS

Este proyecto de generación solar usa una tecnología distinta a la de placas fotovoltaicas que convierten la radiación solar directamente en electricidad y almacenar esta energía ya generada tiene un costo económico mayor. Lo mismo sucedería con su impacto ambiental.

El proyecto de Abengoa utiliza la tecnología de concentración solar que, a diferencia de la fotovoltaica, capta la radiación solar como energía térmica, permitiendo su almacenamiento como tal, para luego utilizarla en la generación de electricidad durante las horas en las que no hay sol.

"Esta tecnología, que ya está madura, permite realizar este proceso de manera eficiente y competitiva con respecto a los precios de las fuentes convencionales en el mercado eléctrico chileno", dicen en Abengoa.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica