Ante la inconformidad que se ha generado por los recortes a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN), Sunny Villa, directora de gasto público del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP) consideró que debe tomarse como una invitación para que puedan mejorar sus finanzas.

Indicó que, bajo la lógica del nuevo gobierno, es que las universidades puedan mejorar su estructura de gasto corriente y fortalecer sus ingresos propios, pues enfrentan una complicada situación financiera.

“Hablamos de que existe un problema grave en las universidades sobre todo en sus pasivos; hay rectores que ganan bastante bien. No es un tema de ahora, sino de hace tiempo, que tienen un problema también en sus sistemas de pensiones”, expuso durante la presentación de un análisis sobre el Paquete Económico 2019.

Ayer, el secretario de Hacienda Carlos Urzúa Macías, expuso durante su comparecencia en el pleno de San Lázaro que algunas universidades estatales enfrentan diversos problemas financieros que se deben arreglar como el diseño de sus sistemas de pensiones, los cuales son insostenibles en el largo plazo.

Vamos a tener mesas de acuerdo entre todos los actores involucrados como la SEP, las universidades estatales, gobernadores y nosotros (…) al igual que otras dependencias públicas, las universidades no tienen un buen manejo del gasto corriente, que es donde se proponen los recortes”.

Afirmó que tiene que haber un acuerdo acerca del financiamiento, un acuerdo acerca de sus sistemas de pensiones y un redireccionamiento de las universidades estatales, donde también se registran sueldos excesivamente altos.

Además, recordó que hay algunas universidades que están bajo la lupa, pues participaron en el desvío de recursos públicos como lo reveló la investigación periodística de Animal Política que denominó “La Estafa Maestra”.

De acuerdo con información del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF), para el 2019, la UNAM contará con 37,277 millones de pesos, lo que significa un ajuste de 6.3% en términos reales y respecto del presupuesto aprobado en 2018.

Lo mismo se observa para la UAM, la que tendrá recursos por 6,738 millones de pesos, una reducción del 7.7%; mientras que el IPN dispondrá de 16,181 millones de pesos, un recorte del 4.7%, respecto del presupuesto del 2018.

erp