Davos.- El nuevo tratado de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá, USMCA o T-MEC, representa un nuevo modelo de comercio para el siglo XXI, destacó hoy el presidente estadounidense Donald Trump, al participar en los trabajos del Foro Económico Mundial de Davos.

Además de actualizar su agenda America First y alentar a otras naciones a adoptar un enfoque similar que centre sus naciones en las relaciones comerciales, Trump afirmó “estos acuerdos representan un nuevo modelo de comercio para el Siglo XXI”.

Exhorto a otras naciones a que sigan nuestro ejemplo y liberen a sus ciudadanos del peso aplastante de la burocracia [...] con eso, tienes que administrar tus propios países de la manera que quieras”, precisó.

Insistió en que los acuerdos que ha logrado, son “justos, recíprocos y priorizan las necesidades de trabajadores y familias” y que por ello, Washington “está prosperando, está floreciendo y sí, Estados Unidos está ganando nuevamente como nunca antes".

Como resultado de esto, se refirió a los más de siete millones de empleos creados desde su elección en noviembre del 2016, pues “la proyección eran dos, pero nosotros conseguimos siete millones”.

Durante su discurso de apertura en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, también reconoció que las negociaciones con China fueron tensas pero elogió de nuevo su relación personal con el presidente Xi Jinping.

"Él es para China, yo soy para Estados Unidos, pero aparte de eso, nos amamos", dijo Trump antes de adelantar que los aranceles permanecerán durante la segunda fase de negociación de un acuerdo con el gigante asiático.

Respecto al cambio climático, Trump afirmó que su país es el primer productor mundial de petróleo y gas, las principales energías fósiles y se refirió a ellas como “la revolución energética americana” o que “ya no necesita importar energía”.

Pidió que “no era un momento de pesimismo, es un momento de optimismo. El miedo y la duda no es un buen proceso de pensamiento [...] para abrazar las posibilidades del mañana, debemos rechazar a los perennes profetas de la fatalidad y sus predicciones del apocalipsis”.