Con la confirmación este sábado de que el economista de origen israelí, Stanley Fischer, es el tercer candidato a Director Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), junto con la francesa Christine Lagarde y el mexicano Agustín Carstens, el FMI dijo que publicará antes del miércoles los nombres de los tres contendientes de manera oficial y comenzará la serie de entrevistas personales.

Tal como lo explica el FMI en el apartado de preguntas frecuentes a la elección del Director Gerente, los países no pueden votar individualmente .

Es decir, el Directorio Ejecutivo, que es el órgano de 24 gobernadores que finalmente elegirá por mayoría de voto al Director Gerente, agrupa en 16 sillas a 179 países cuyo voto tiene distinta ponderación según su cuota al FMI.

En el mismo Directorio, hay ocho sillas individuales ocupadas por Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Japón, China, Rusia y Arabia Saudita. El voto individual de cada una tiene distinto  valor, más alto al de las otras 16 y con la ventaja de que no tienen que consensuarlo con otros países.

Así, mientras la silla de Estados Unidos tiene un voto que vale 17.41 puntos, la que comparte México con España y otros seis países tiene un voto ponderado de 4.66 puntos. El representante de la silla mexicana en el Carlos Pérez Verdia, de origen mexicano.

Esta precisión de que los países no pueden votar individualmente explica por qué México no puede sumar aún las simpatías individuales que se han declarado de parte de 11 naciones latinoamericanas.

LOS EJEMPLOS

En el caso de Belice, éste comparte decisión con 12 economías, la mayoría del Caribe, pero incluye a países como Canadá e Irlanda. El voto ponderando de la mesa es de 3.61%, sin embargo, solo Belice se ha mostrado en favor de Carstens. El representante de esta silla en el Directorio, es Thomas Hockin, funcionario canadiense, país que tiene el poder del llamado voto técnico .

Lo mismo sucede con los otros destapados. Colombia, República Dominicana, Panamá y Haití están en la misma mesa y los tres son afines a Carstens. Pero su voto es ponderado con Brasil y otros cuatro países latinoamericanos más que no han pronunciado su intención de voto. La confirmación de esta mesa en favor del mexicano, le otorgaría 2.79% del voto ponderado. El representante de esta mesa, es el brasileño Paulo Nogueira.

Finalmente, pese al apoyo público que México ha recibido de Uruguay, el país sudamericano comparte la silla con otras cinco naciones en el Directorio Ejecutivo. De su grupo se han sumado en favor de Carstens Bolivia, Paraguay y Perú. Faltan Argentina y Chile, en tanto que Argentina tiene la mayor decisión del voto en esta mesa, con 21.9 puntos del total concedido a esta mesa.

[email protected]