La recuperación de la crisis económica se ha enfriado sustancialmente en el mercado laboral estadounidense. En julio el sector privado creó solamente 167,000 empleos, muy lejos de los 1.5 millones esperados por los analistas y de los 2.3 millones creados en junio, informó la firma de servicios de nóminas ADP.

El ritmo de recuperación económica de la crisis en Estados Unidos arroja nuevas sombras. Las últimas cifras de solicitudes de ayuda por desempleo semanal apuntaban a un notable enfriamiento en la creación de empleo. El dato roza el estancamiento.

El informe ADP de creación de empleo del sector privado limitó a 167,000 los nuevos puestos de trabajo creados en julio. La cifra sorprendió, a la baja, al mercado. Los analistas consultados por Reuters esperaban la creación de 1.5 millones de empleos, nueve veces más que la cifra final.

El dato publicado no sólo se queda muy por debajo de las expectativas. Roza el estancamiento en la creación de empleo respecto a las cifras del mes anterior, junio, cuando se crearon 2.3 millones de empleos en pleno proceso de desconfinamiento.

En sus últimas intervenciones, desde la Reserva Federal se ha recalcado que la persistencia del coronavirus podría provocar una recuperación económica más lenta de lo esperado inicialmente.

Niveles pre pandemia a fines del 2021

Si bien el crecimiento económico de Estados Unidos se frenó en julio, el repunte podría presentarse en el tercer trimestre y la economía podría alcanzar niveles previos a la pandemia a fines del próximo año, dijo el miércoles el vicepresidente de la Reserva Federal, Richard Clarida.

“Mi pronóstico de base es que podríamos volver al nivel de actividad quizás hacia fines del 2021”, afirmó Clarida en una entrevista con CNBC, aunque advirtió que la recuperación de todas formas tomará cierto tiempo.

“Pero, de nuevo, hay muchas piezas móviles con el virus y la perspectiva global, por lo que creo que hay un rango bastante grande de incertidumbre”, mencionó.

Clarida dijo que su pronóstico personal de la economía no ha cambiado a pesar del incremento de casos de coronavirus en Estados Unidos.

El funcionario de la Fed destacó que el impulso económico desde mayo hasta julio fue mayor al previsto y que la actividad recibirá el apoyo de un nuevo paquete fiscal, que debería mejorar el escenario.