La difícil situación económica en los países en la zona euro se complica. Inspectores internacionales de deuda llegaron ayer a Atenas para determinar si el país cumple con los criterios para recibir el quinto lote del paquete de rescate autorizado hace un año, al tiempo que el gobierno heleno recaudó 1,630 millones de euros (2,340 millones de dólares) en préstamos a corto plazo de los mercados financieros a una tasa de 4.88% un poco más elevada que en la subasta de abril.

Mientras tanto, se confirmó que Portugal pagará un interés superior a 5.5% en sus créditos de rescate para evitar la bancarrota, más de lo que Grecia ha pagado por los suyos, confirmó el comisionado de Asuntos Monetarios de la Unión Europea, Olli Rehn.

El gobierno de Grecia paga un interés de poco más de 4%, en tanto que Irlanda paga 5.8% por su rescate. En este sentido, Rehn consideró que los intereses deberían estar diseñados para que el país socorrido pueda desembolsar los recursos.

Por su parte, Ewald Nowotny, uno de los tres miembros del Banco Central Europeo (BCE) que se opuso el martes a una reprogramación de la deuda griega, dijo que esto podría tener graves consecuencias y sugirió que es improbable que el banco posponga alzas en la tasa de interés para ayudar a los países periféricos.

Nowotny advirtió que prefería darle a Grecia más tiempo para devolver el dinero del rescate en vez de emitir nuevos préstamos.

Esto tendría grandes consecuencias inmediatas para el sistema bancario griego y para el sistema bancario en general , expuso Nowotny a una estación de radio austriaca.

Este lunes la agencia calificadora Standard and Poor’s redujo la nota de la deuda del país helénico a B , en tanto Grecia negó que tendría un nuevo paquete de ayuda cercano a 60,000 millones de euros (85,700 millones de dólares) para lidiar con la crisis.

El influyente miembro del Consejo de Gobierno del BCE, Lorenzo Bini Smaghi, anunció durante un discurso en Florencia que un incumplimiento de pagos o una reestructuración sería un desastre para el país. Lo llamaría suicidio político (...) que llevaría a muchos a la pobreza, como ha mostrado la experiencia , sostuvo.

El primer ministro griego, George Papandreou, llamó a una reunión de gabinete para hoy en la tarde, antes de la decisión clave de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional respecto del siguiente tramo del rescate por 12,000 millones de euros previsto para junio. Grecia está peleando una batalla difícil en medio de estas inesperadas condiciones en la UE , mencionó Papandreou.

Bancos griegos, a revisión

Por otra parte, la agencia calificadora Moody’s puso bajo revisión para posible rebaja de nota a ocho bancos griegos, entre otras razones debido a un aumento de la incertidumbre sobre la solvencia de la deuda soberana del país.

Las entidades afectadas son Banco Nacional de Grecia, Eurobank, Alpha Bank, Banco del Pireo, Banco Agrícola de Grecia, Attica Bank, Emporiki Bank y Banco General de Grecia. Lo anterior por las revisiones a la alza del déficit de Grecia en el 2010, la incertidumbre sobre la sostenibilidad de la deuda soberana y preocupaciones por la probabilidad de un debilitamiento de la economía helena.

A dos años de la primera señal de alerta

10 de mayo del 2011 El déficit presupuestario de Grecia aumentó 14% interanual entre enero y abril.

9 de mayo del 2011 Standard and Poor’s (S&P) rebajó la calificación de la deuda griega a B .

6 de mayo del 2011 Trasciende que Grecia podría separarse del euro.

2 de mayo del 2011 Grecia anunció un nuevo plan por el que pretende reducir la evasión fiscal y recaudar 11,800 millones de euros hasta el 2013.

15 de abril del 2011 El gobierno presentó un plan de austeridad que contempla la captación de 76,000 millones de euros hasta el 2015.

7 de marzo del 2011 Moody’s bajó tres escalones la calificación de la deuda griega, desde B1 hasta Ba1 .

14 de enero del 2011 Fitch disminuyó la nota para la emisión de nueva deuda de Grecia, de BBB- a BB+ .

2 de mayo del 2010 La Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional aprobaron el rescate por 110,000 millones de euros.

Diciembre del 2009 Fitch y S&P bajaron la calificación de su deuda soberana a largo plazo, situándola en niveles que no se habían presentado en 10 años.