Con la entrada en vigor del complemento de recepción de pagos, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) ha afilado aún más la fiscalización a los contribuyentes, refirieron expertos en el tema.

Como parte de las nuevas herramientas que vienen con la versión 3.3 del Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI), a partir del 1 de septiembre pasado, los contribuyentes están obligados a emitir un complemento de recepción de pagos por cada factura electrónica que sea pagada en parcialidades o diferida.

El comprobante de recepción de pagos es un documento asociado a una factura que muestra la información relacionada con el abono diferido o en parcialidades de un bien o servicio y que sólo se emite cuando existe una venta que es pagada en un momento distinto a la emisión de su factura de origen, el cual deberá acompañar a los comprobantes de bienes o servicios comercializados bajo estos esquemas.

“Este complemento es una nueva herramienta del paquete de la versión 3.3 y básicamente lo que busca es poder controlar o que el SAT pueda fiscalizar y tener un control sobre aquellos pagos que se realizaron. El SAT tendrá mayores elementos para fiscalizar, en específico, al Impuesto al Valor Agregado (IVA), con lo cual incluso pudiera inhibir malas prácticas”, indicó José Manuel Velderrain, socio de Velderrain Sáenz y Asociados.

Con este complemento, agregó, la autoridad fiscal no sólo logrará fiscalizar mejor a los contribuyentes, sino que ahora también tendrá una certidumbre de cuándo se pagó, cómo se pagó y qué cantidad fue la que se cobró.

No obstante, Herbert Bettinger, experto fiscal, refirió que si bien es un elemento que ayudará a fiscalizar más, por sí sólo no podrá inhibir las malas prácticas que se llevan a cabo, como la evasión fiscal.

“Si bien ayudará al SAT a dar con las personas que evaden sus obligaciones fiscales, como los que venden facturas apócrifas, para identificarlos podría pasar cierto tiempo, en el cual estos evasores creen más empresas para seguir con su simulación de operaciones. Usualmente, en 18 meses los propios contribuyentes terminan con sus empresas para crear otras. El comprobante es un elemento más para combatir esto, pero no es suficiente”, aseveró.

José Manuel Velderrain recordó que este complemento de recepción de pago lo deben emitir tanto personas físicas como morales. En caso de que la persona obligada no lo emita, se le impondrá una multa entre 13,570 pesos y 77,580 pesos por cada complemento no emitido, mientras que a quien hizo el pago la autoridad no lo sancionará, pero el gasto no será deducible ni el IVA acreditable.

Refirió que, actualmente, existe un sector de contribuyentes que desconoce que deben emitir el complemento.

Facilita cumplimiento

Por su parte, Magdalena Méndez, gerente de Soporte Técnico de Aspel, explicó que con la entrada en vigor de este comprobante se facilitará el cumplimiento de las obligaciones fiscales de los contribuyentes, sin que afecte sus finanzas.

En este sentido, José Manuel Velderrain dijo que con esta nueva herramienta los contribuyentes van a poder llevar un mejor registro de los pagos que realizan e, incluso, en el futuro se prevé que se elimine la Declaración Informativa de Operaciones con Terceros, la cual algunos contribuyentes están obligados a presentar mensualmente.

“En esta declaración mensual, los contribuyentes están obligados a informar de todas las operaciones que tuvieron con terceras personas, cuánto IVA se pagó y cómo se pagó”, explicó.

Sin embargo, Herbert Bettinger refirió que la implementación de esta herramienta es un proceso extra que deben llevar a cabo los contribuyentes, lo cual les puede costar tiempo y dinero.