A finales del 2013 y principios del 2014, la actividad económica de México se desaceleró principalmente por factores de naturaleza temporal y creó condiciones adversas en el mercado laboral que evidenciaron un año de conflicto entre la positiva creación de empleo y el estancamiento de los salarios reales.

En el primer trimestre del año, el número de trabajadores asegurados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) mantuvo una trayectoria ascendente con tasas de crecimiento de alrededor de 3.0%, pero la tasa de desocupación nacional se encontró en niveles superiores a los observados antes de la crisis (arriba de 4.80% con ajuste estacionario). Al final del primer trimestre incluso presentó un repunte de 5.15% (el mayor registro entre marzo del 2012 y noviembre del año en curso).

Ya en el segundo tercio del 2014, la economía mexicana presentó un dinamismo mayor al que había ostentado dos trimestres previos, derivado de la demanda externa, aunque la interna no fue muy fuerte.

Destaca una paradoja: si bien a partir del último tramo del 2013, pese a la desaceleración económica mostrada, el empleo formal mantuvo una tendencia positiva, la masa real de los trabajadores para la economía en su conjunto permaneció en niveles bajos. La tasa de desempleo terminó el segundo trimestre en 4.85 por ciento.

Para la segunda mitad del 2014, la situación mejoró ligeramente. A un ritmo moderado, la reactivación de la actividad productiva continuó en el tercer trimestre, aunque insuficiente para el mercado laboral, ya que persistieron, nuevamente, condiciones de holgura.

El número de trabajadores asegurados siguió con una trayectoria creciente, hasta llegar a septiembre con una variación anual de 4.07%, la mayor en 17 meses previos. A su vez significó la conducción a una dirección negativa en la informalidad. La masa salarial se vio afectada por el bajo umbral del ingreso promedio real de la población ocupada.

La desocupación nacional empezó con un porcentaje alto de la Población Económicamente Activa (PEA, 5.05% en julio), y terminó cayendo en el noveno mes del año a 4.79%, ajustada por efectos estacionarios.

El último capítulo del 2014 pintaba mejor para la creación de empleos. En octubre ostentó una tasa anual de 4.20%, continuando con la tendencia de meses anteriores, pero en noviembre la revirtió al aumentar 4.19 por ciento.

Por cuarto mes seguido, con cifras desestacionalizadas, la tasa de desocupación en México descendió a 4.71% en el onceavo mes de este año. El salario mínimo real siguió en el horizonte precrisis.

Para Joan Enric Domene, especialista del Grupo Financiero Invex, este dato del onceavo mes del año corroboró el mejor dinamismo del mercado laboral, aunque destaca el fenómeno estacional de la contratación durante la campaña de Navidad, que tradicionalmente reduce la tasa de desempleo.

Desde al ángulo de la informalidad, este fenómeno ha mostrado una evolución positiva durante la mayor parte del año, que sugiere una transición al mercado laboral formal, inserción liderada por el sector industrial.

Con los datos disponibles del Inegi, el analista consideró que la tasa de desempleo promedio para este año podría ubicarse en 4.9%, y para el próximo en 4.7%, debido a que la mejora de la economía generará mayor creación de empleos.

Debilidad económica y alto desempleo

Perspectivas de desocupación

A escala internacional, los pronósticos de la tasa de desempleo manifiestan una disminución para el próximo año. El Fondo Monetario Internacional (FMI), en sus perspectivas económicas de octubre, colocó esta variable en 4.8% para el 2014 y en 4.5% para el 2015, pronósticos similares a los presentados en el reporte de diciembre de FocusEconomics, que consulta a distintas consultorías y despachos de análisis económico.

En sus previsiones de noviembre, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ubicó la tasa de desocupación en 4.9% al cierre del 2014, mientras que para el próximo vaticina una reducción de 0.2 puntos porcentuales.

En el entorno local, los especialistas del sector privado elevaron su expectativa de la tasa de desocupación en su encuesta de diciembre, respecto al mes previo, recabada por el Banco de México (Banxico) entre 33 grupos de análisis y consultoría económica, para el término del 2014 (4.56 a 4.59%) y del 2015 (4.32 a 4.33 por ciento).

Agencias pronostican mejor desempeño laboral para 2015

[email protected]