El ritmo de crecimiento de los ingresos fiscales por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios a gasolinas y diésel permitirá al gobierno compensar en cierta medida la menor recaudación en otros rubros que se prevé para el resto del año.