La caída pronunciada en el precio de las materias primas, en especial del petróleo, seguirá impactando a las finanzas públicas del país. Para el 2017, el gobierno contará con 24.9% menos de ingresos derivados del crudo y con un crecimiento inercial de los tributarios, informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

De acuerdo con los Precriterios Generales de Política Económica del 2017, que la SHCP entregó al Congreso de la Unión, el erario público contará con 686,451.1 millones de pesos provenientes del petróleo, la cifra más baja de los últimos cinco años.

A la par, se proyecta un precio del petróleo de 35 dólares por barril, en línea con las estimaciones de los analistas y que es 20 dólares por barril menor al precio presentado en los precriterios del 2016.

Dicha reducción tiene un impacto importante en las finanzas públicas. En su caso, el programa de coberturas servirá para dar mayor certidumbre sobre los ingresos petroleros, pero no se anticipa que se puedan alcanzar niveles de cobertura similares a los del 2015 y el 2016 , explicó la dependencia.

Cabe aclarar que debido a la guerra de los petroprecios que se vive a nivel mundial y que ha impactado a la economía nacional, la SHCP decidió ajustar la estimación del precio del crudo para el 2016 a 25 dólares por barril de los 50 dólares por barril que se aprobaron en la Criterios Generales de Política Económica (CGPE) de este año.

Bajo supuestos realistas y responsables , la SHCP estimó que, en el siguiente año, la plataforma de producción de petróleo se ubicará en 2,028 millones de barriles diarios, lo que representa una disminución de 222 millones de barriles con respecto a lo proyectado en los precriterios del 2016.

Dichas proyecciones son consistentes con las estimaciones de Petróleos Mexicanos y el ajuste de gasto permanente de 100,000 millones de pesos por parte de la empresa , acotó la SHCP en el documento que se presentó el pasado 1 de abril.

José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, opinó que las estimaciones dadas a conocer en los precriterios fueron muy optimistas.

Las cifras son preliminares y podrían cambiar (radicalmente) con la entrega del Paquete Económico. Son apuestas conservadoras, y agregó que un elemento que será tomado en consideración es el cambio en la perspectiva de crecimiento para México por parte de Moody’s, que ocasionará ajustes más importantes.

Ingresos tributarios, inerciales en el 2017

Debido al entorno económico internacional adverso y el compromiso del gobierno federal con la consolidación fiscal establecido en el 2013 de que no habrá nuevos impuestos, en el 2017 se estima que los ingresos tributarios mostrarán un crecimiento de 6.6 por ciento.

Las cifras preliminares dadas a conocer en los precriterios del 2017 estiman recursos por 2 billones 651,790.1 millones de pesos derivados del cobro del esquema tributario vigente.

La SHCP precisó en el documento entregado al Congreso que los ingresos tributarios tendrán un crecimiento inercial en línea con la actividad económica del país. Es decir: no se esperan incrementos significativos adicionales asociados a la reforma hacendaria .

Analistas consultados concuerdan en que esto se debe a que la reforma hacendaria pierde impulso, por lo que ya es momento de generar una reforma fiscal eficiente. José Luis de la Cruz consideró que el Servicio de Administración Tributaria tendrá una mayor tarea de fiscalización para poder cumplir con dicha meta, y compensar la caída en los ingresos petroleros.

Si bien los ingresos tributarios alcanzarán niveles históricos, no servirán como un contrapeso suficiente para hacer frente a las presiones asociadas a la disminución del déficit y a los menores ingresos petroleros esperados , aclaró la secretaría a cargo de Luis Videgaray.

Para el 2017, los ingresos presupuestarios se ubicarán en 4 billones 173,568.7 millones de pesos, 2.8% menores a los aprobados en el 2016, y los no petroleros incrementarán 3.2 por ciento.

Entorno adverso continúa

La Secretaría de Hacienda admitió que los precriterios, al igual que en el 2015, se presentan bajo un entorno externo adverso. Algunos riesgos se han materializado o intensificado en los últimos meses, como la volatilidad en los mercados financieros y las caídas pronunciadas en el precio del petróleo.

Así como también por divergencia en las políticas monetarias de las economías avanzadas con las consecuentes fluctuaciones en las paridades cambiarias, la incertidumbre sobre el ritmo de crecimiento de economías emergentes y las posibles consecuencias económicas ante el aumento de conflictos geopolíticos.

A pesar de este entorno adverso, la economía mexicana crece de manera sostenida a un ritmo superior de los países de América Latina. Gracias a políticas públicas responsables, México cuenta con fortalezas que le permitirán diferenciarse y continuar creciendo en los próximos años , añadió.

En el documento, la Secretaría de Hacienda anticipó que para el 2017, el Producto Interno Bruto podría registrar un crecimiento entre 2.6 y 3.6%; para efectos de las estimaciones de finanzas públicas, se utilizará una proyección de 3 por ciento.

Se anticipó que al cierre del 2017 la inflación se ubicará en un nivel consistente con el objetivo establecido por el Banco de México (Banxico) de 3% con un intervalo de variabilidad de +/- 1 punto porcentual.

valores@eleconomista.com.mx