A pesar de que el impuesto que se cobra sobre tabacos labrados, bebidas alcohólicas, saborizadas y cerveza generan una cuarta parte de la recaudación total del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), en el primer cuatrimestre del año registraron significativas disminuciones.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el tabaco labrado -sin considerar el IEPS a gasolina- es el producto que más contribuye a la recaudación del IEPS; de enero a abril generó recursos por 12,535 millones de pesos. Sin embargo, respecto del mismo periodo pero del 2015, representó una reducción de 2.6 por ciento.

La Ley del IEPS establece que se debe pagar una cuota de 0.35 pesos por cada cigarro enajenado o importado. Para este año, se espera recaudar por el cobro de este impuesto a tabacos labrados 37,493 millones de pesos.

En el caso de las bebidas alcohólicas, si bien se logró recaudar 4,884 millones de pesos, esto significó 13.7% menos a lo que se registró en el primer cuatrimestre del 2015 por 5,511 millones de pesos. Para el cierre de este año se espera lograr una recaudación en este producto por 13,434 millones de pesos.

Con respecto al IEPS que se cobra por cerveza y bebidas refrescantes, en el primer cuatrimestre del año se registró una recaudación por 9,650 millones de pesos, es decir, una disminución de 3.3 por ciento.

Oliver Ambía, director del Departamento de Finanzas y Contabilidad en el Tecnológico de Monterrey, comentó que si bien se redujo el consumo de estos productos, no tiene un impacto significativo en las finanzas públicas del país.

El impacto es muy bajo, estos productos son considerados como inelásticos; es decir, que por lo general, aunque la economía esté mostrando un bajo desempeño, el nivel de consumo se mantiene constante .

Vale mencionar que el IEPS no es un gravamen directo que recae sobre el consumidor, como lo es el Impuesto al Valor Agregado (IVA). El IEPS lo absorbe la empresa que genera este tipo de productos y que, al haber un incremento en la tasa de impuesto, la compañía lo traduce en incrementar precios.

Menos por comida chatarra

La recaudación que se obtiene por el cobro en IEPS a alimentos no básicos con alta densidad calórica fue por 5,790 millones de pesos, lo que significó apenas una reducción de 0.5% respecto de lo registrado el año anterior.

El Servicio de Administración Tributaria ( SAT) indica que se consideran alimentos con alta densidad calórica aquellos que no están dentro de la canasta básica y su contenido energético es de 275 kilocalorías. Algunos de estos alimentos son: chocolates, dulces de leche, cremas de cacahuate, helados y productos de confitería, por mencionar algunos.

Las bebidas saborizadas, como los refrescos o jarabes para la tos, generaron ingresos por 7,502 millones de pesos, un incremento de 18.6% respecto del mismo periodo pero del 2015. Para el cierre de este año, se espera lograr una recaudación de este producto por 17,323 millones de pesos.

Estos impuestos entraron en vigor en el 2014 como parte de la reforma fiscal, y su objetivo era reducir el consumo de comida chatarra para reducir los niveles de obesidad que hay en el país.

Oliver Ambía mencionó que ante esta nueva imposición, las compañías han encontrado mecanismos para pagar menos impuestos.

Varias empresas han cambiado la presentación de su producto. Hoy vemos en las tiendas paquetes de galletas, papas o chocolates más pequeños. Sí pagan un impuesto, pero no el que pagarían si mantuvieran el tamaño real .

Otro de los temas que generó controversia entre los consumidores fue que la comida para mascotas se gravó a una tasa de 16% como otros productos.

Si bien Hacienda no despliega cuánto se recaudó específicamente por este rubro, en general el IVA captó 247,559 millones de pesos, un incremento anual de 4 por ciento.

[email protected]