Al haberse aprobado una ampliación de capital a través de acciones del español Santander para hacerse de 100% de su filial mexicana (hoy tiene 75%) la presidenta del grupo, Ana Botín, declaró que este banco cree que la economía de México es atractiva y una de las de mayor potencial de América Latina.

“Ofrece una rentabilidad promedio superior a la de otras geografías, y tiene un sector financiero con un fuerte potencial debido a la baja penetración bancaria en el país”, dijo ante accionistas.

Este martes, la junta general extraordinaria de accionistas de Banco Santander aprobó la ampliación de capital para la adquisición de acciones de Santander México que están en manos de minoristas y representan 24.95% de su capital.

Ante los accionistas, Botín resaltó que México es uno de los países más importantes de la región, toda vez que es segundo en población con 126 millones de habitantes, sólo por debajo de Brasil, y uno de los cuatro primeros en PIB por habitante.

Detalló, por ejemplo, que la tasa de penetración del crédito en México es de 30%, frente a 47% de Brasil; además de que el crédito a particulares representa 8% del PIB, comparado con 24% de Brasil.

“En este contexto, Santander México es un líder claro: es el tercer banco en volumen de créditos y en depósitos de clientes, y el segundo en crédito a empresas”, subrayó.

La presidenta de Santander agregó que México es bien percibido por inversionistas, tal y como lo demuestra la inversión extranjera que recibe y que lo convierte en el segundo receptor de la región con flujos de 30,000 millones de dólares en promedio anual en los últimos 10 años.

“Creemos en México, en su economía y en su sector financiero, y pensamos que éste es un momento adecuado para seguir invirtiendo en México y en nuestra filial”, expuso.

Una historia de 65 años

Ana Botín recordó a los accionistas que la historia de Banco Santander en México se remonta a 1954 cuando abrió en la Ciudad de México su primera oficina de representación, pero fue hasta el 2000 cuando consolidó su presencia tras la compra de Banco Mexicano en 1997 y el Grupo Financiero Serfin tres años después.

Hoy, detalló, Santander México es una de las principales entidades financieras del país con 14% en cuota de mercado; 14% en depósitos; 13% en crédito, y 14% en crédito a empresas; además su rentabilidad es de 20% frente a 15% del 2016, y confía en que se mantenga en estos niveles en el mediano plazo.

“Creemos firmemente en nuestra filial, Santander México, y en el potencial del país, la operación está alineada con la estrategia anunciada”, expresó.

México hoy representa 8% de los resultados del grupo a nivel global, y al cierre del pasado ejercicio Santander México contaba con 16.7 millones de clientes, 1,418 oficinas y 19,859 empleados.

“Seguiremos creciendo en el país y apoyando a la vez la expansión de la economía mexicana. No me cabe duda: conozco muy bien México y su fuerte potencial, y sé que junto con Estados Unidos, va a ser uno de los polos de mayor crecimiento en el grupo y seguirá contribuyendo al éxito de Santander en el futuro”, concluyó.

Adquisición de santander méxico, atractiva

Este martes, el consejo de administración de Santander recibió la autorización de los accionistas para aumentar el capital social mediante la emisión y puesta en circulación de nuevas acciones que serán suscritas y desembolsadas íntegramente mediante aportaciones no dinerarias en acciones de Santander México que no sean propiedad del grupo, por un importe máximo de 2,650 millones de euros.

Según los términos de la operación, que está sujeta a autorización por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores en México y la Securities and Exchange Commission (SEC) de Estados Unidos, los accionistas de la filial mexicana que decidan acudir a la oferta recibirán 0.337 acciones nuevas de Banco Santander por cada acción de Santander México. Esta propuesta incluye una prima de 14% sobre la cotización al cierre del día anterior al anuncio de la oferta  y de 22% respecto al precio medio ponderado por volumen del mes anterior al anuncio.

Para Ana Botín esta operación es financieramente atractiva tanto para los accionistas de Santander México como para los de Grupo Santander. “Para los primeros lo es no sólo por la prima, sino porque la contraprestación es en acciones del grupo, lo que le permitirá seguir beneficiándose de la inversión en México además de participar de la fortaleza y diversificación de Banco Santander. Para los accionistas de Banco Santander esta operación también es muy buena porque acelera el crecimiento de nuestra inversión en Latinoamérica y nuestra capacidad de crecimiento futuro”.

Se espera que el periodo de aceptación de la oferta comience en agosto y concluya en septiembre, momento a partir del cual se emitirán las nuevas acciones de Banco Santander a entregar a los accionistas de Santander México que hayan aceptado la oferta, que no está condicionada a un nivel de aceptación mínimo.

[email protected]