Aunque México ha logrado amortiguar los efectos de la crisis de la zona euro, no debe desestimar el impacto de una profundización y debe poner especial atención en su canal financiero, toda vez que aquí hay gran presencia de bancos europeos.

Lo anterior lo alertó la responsable del Servicio de la Subdirección de Riesgo-País y Estudios Económicos de Coface Francia, Marie-France Raynaud, quien explicó que los bancos europeos representan 43% de los activos bancarios en México.

Dijo que aunque los préstamos en México se financian mediante depósitos, lo malo es que los bancos europeos luchan por tener efectivo y ello podría afectar.

Hay riesgo de que los bancos europeos caigan en un desorden en América Latina, en México en especial, porque (por ejemplo) Santander ya vendió algunas acciones de sus subsidiarias en Brasil y Perú, y planea también hacerlo en México. Entonces eso puede afectar los precios de las acciones del sector bancario si esto sucede de manera desordenada , detalló.

Hace unos días la calificadora Standard and Poor’s (S&P) rebajó la calificación a 11 bancos españoles, entre los que destacaron Santander y BBVA, pero descartó que ello afecte las evaluaciones a sus subsidiarias en Brasil y México.

En la III Conferencia Riesgo-País de Coface, Marie-France Raynaud precisó que aunque México no está expuesto a la zona euro por el lado del intercambio comercial, hay otro canal que debe considerarse y es el financiero .

Agregó que los países de América Latina que sí están más expuestos a Europa por el lado del comercio son Chile, Perú y Uruguay, ya que son las economías más abiertas hacia el viejo continente.

Las exportaciones de Chile representan 40% del PIB y también son los países más abiertos a la zona del euro , destacó.

La directiva de Coface Francia enfatizó que aunque América Latina es más resistente a impactos externos, no debe confiarse ni desestimar lo que pueda ocurrir en Europa.