Argentina consiguió reestructurar deuda por 65,000 millones de dólares con acreedores externos, con lo cual sale del default y ahora se aboca a negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y tratar de encarrilar su economía.

“De la deuda bajo legislación extranjera 99% ya ha quedado reestructurada. Hubo una adhesión (al canje propuesto por el gobierno) de 93.55%, que por las cláusulas de acción colectiva eleva a 99% la reestructuración”, anunció satisfecho el ministro de Economía, Martín Guzmán, al presentar los resultados de la negociación.

El 20 de junio del 2018, el FMI aprobó un préstamo por 50,000 millones de dólares para atacar el déficit fiscal y la caída de la moneda. A cambio, el gobierno de Mauricio Macri se comprometió con un severo programa de austeridad.

El 26 de septiembre del 2018, el FMI aumentó su ayuda a 57,000 millones de dólares.

El 10 de diciembre del 2019, al asumir la Presidencia, Alberto Fernández insistió en que Argentina tenía la voluntad de pagar su deuda externa, pero no tenía los recursos.

A mediados de diciembre del 2019, con una deuda pública de 324,000 millones de dólares (90% del PIB), el nuevo gobierno anunció medidas de emergencia, entre ellas 30% de impuesto sobre las compras y gastos en moneda extranjera.

El 6 de abril del 2020 Argentina postergó hasta el 2021 el pago de intereses y amortizaciones de capital de la deuda pública en dólares emitida en el país (9,800 millones de dólares), por el coronavirus.

El 16 de abril del 2020 el ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció una oferta de canje de unos 65,000 millones de dólares en bonos a los acreedores privados en el exterior, con la que el país pagaría 39 dólares por cada 100 de deuda, y con tres años de gracia sin pagos, hasta el 2023. Los bonistas rechazan la propuesta.

El 22 de mayo Argentina incumple el pago de 500 millones de dólares en intereses de tres de los bonos sujetos al canje y queda en default por segunda vez en este siglo.

En la última semana de julio se le agregan los intereses por 600 millones de dólares de otros dos títulos, que tampoco paga.

El 4 de agosto, a horas del vencimiento del plazo para adherir al canje, el gobierno de Fernández anunció que logró un acuerdo con sus acreedores, que lleva la tasa de recuperación de los bonos a 54.8 dólares por cada 100.