La crisis económica generada por la pandemia del Covid-19 está impactando en los ingresos que perciben las familias mexicanas y en materia de empleo está afectado a las personas más jóvenes, revela una encuesta realizada por el Instituto de Investigación para el Desarrollo con Equidad (Equide) de la Universidad Iberoamericana.

“Uno de cada tres hogares reportó una pérdida de 50% o más de sus ingresos respecto a febrero”, expuso Graciela Teruel, directora de Equide en una videoconferencia para presentar la encuesta Impacto del Covid en el bienestar de la población mexicana.

Mencionó que, en una encuesta que se levantó entre el  6 y el 14 de abril entre poco más de 800 personas de 18 años o más, 61.6% de los hogares reportó que durante el tercer mes del año obtuvieron un ingreso menor a febrero. “Entre los hogares que reportan que percibieron un menor ingreso en marzo, la caída fue en promedio de 48 por ciento”.

La directora de Equide reveló que 37.7%, de los hogares más vulnerables, contestaron que uno o más de sus integrantes perdieron su empleo o alguna otra fuente de ingreso.

“La población que tiene un menor nivel socioeconómico es mucho más propensa a perder su fuente de empleo, además, los más pobres tienden a ser los más perdedores en términos de empleo”, aseveró.

Jóvenes, los más afectados en empleo

De acuerdo con Equide, en la primera quincena de abril entre 5.2 y 8.1 millones de personas reportaron haber perdido su empleo, haber sido enviadas a “descansar” o no pudieron salir a buscar empleo por la contingencia.

“Sólo para dimensionar, entre octubre y diciembre del 2019, con datos oficiales, esta cifra equivalía a 1.9 millones de personas que estaban desempleadas, esto implica una tasa de desocupación entre 8.2 y 13.2%,  que es la tasa de desocupación en la región de Latinoamérica que estima la Cepal”.

Estas tasas de desempleo son más altas en la población más joven, expuso. “Si vemos, la tasa más alta de desempleo se ubica entre personas de 25 y 34 años de edad y después entre los jóvenes de 18 y 24 años de edad; siempre en las crisis hay gente que le va peor y en este caso es a los jóvenes”.

No todos pueden resguardarse

Es importante mencionar que, sólo 45% de los hogares de la muestra reportaron tener los recursos necesarios para cumplir con la Jornada de Sana Distancia hasta el 30 de abril, que era la primer fecha fijada por las autoridades.

“Entre las principales causas de no poder cumplir con estas medidas, es decir, de resguardarse, 90.4% dijo que era por la necesidad de salir a trabajar o buscar empleo”.

Al cuestionarlos sobre sus expectativas de los próximos 30 días en materia de ingresos, 25.7% respondió que alguno de los integrantes  de la familia reduciría su ingreso; en promedio, esperan que se reduzca en 54.8 por ciento.

Salud mental

La directora de Equide indicó que, también se le preguntó a los encuestados sobre cómo se sentían con el confinamiento y la pandemia. “Alrededor de 29% de las personas en nuestra muestra se identificaron con síntomas depresivos. Asimismo, 32.4% de la población de 18 años o más presenta síntomas severos de ansiedad”.

La especialista detalló que, esta encuesta es el primer levantamiento y la idea es que, se pueda hacer una cada mes durante un año para contar con datos precisos y consistentes y con ello poder realizar políticas públicas que sean adecuadas para enfrentar la crisis que enfrenta el país.

Teruel consideró que, ante estos resultados es primordial establecer una política que se enfoque en preservar las fuentes de empleo y garantizar un nivel mínimo de bienestar a todos los hogares, en especial aquellos donde sus integrantes se encuentran en el sector informal de la economía. Además, propuso que se realicen transferencias a hogares de bajos ingresos de al menos 5,000 pesos mensuales por mes.

[email protected]